Sircreb: devolverán los saldos retenidos a quienes pagaron

EL MINISTRO FRANCO ANUNCIO QUE LA ACREDITACION SERA INMEDIATA AL RECLAMO

El ministro de Hacienda y Finanzas, Ernesto Franco, valoró el compromiso de los contribuyentes pampeanos y destacó los importantes beneficios que obtienen quienes cumplen con el pago de sus impuestos.
Luego de modificaciones de alcance y graduación del sistema, y su aplicación respecto de los contribuyentes locales, la gente percibe claramente que algo cambió en 2016: “y es cierto, lo que pasó fue que debimos tomar una decisión que trascendió lo meramente tributario o fiscal e implicó considerar además aspectos de equidad, justicia, y ética”, explicó el ministro de Hacienda y Finanzas, Ernesto Franco.
En un contexto signado por el desfinanciamiento, producto de la brutal caída en la actividad económica, y fundamentalmente del consumo, “nuestra provincia afrontaba recursos que aumentaban entre 2016 y 2015 al 28,5 por ciento, mientras que los precios lo hacían entre el 35,8, según el CER y el 41,4 por ciento según el índice de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, recordó Franco.

Opciones.
Frente a esta situación, el Gobierno de La Pampa analizó opciones diversas, eran simples en esencia, pero todas implicaban consecuencias dolorosas. Dentro del ámbito impositivo, se podían aumentar los impuestos abruptamente a todos los contribuyentes o se cobraban las deudas atrasadas y se mejoraba el perfil general de cumplimiento de estos con la aplicación del Sircreb. Fuera de la esfera tributaria, se podía endeudar a la Provincia en dólares al 10 por ciento anual para pagar una crisis económica que no habíamos generado lo que necesariamente iba a implicar mayores impuestos en el futuro y un gasto adicional en intereses por diez años al menos. Otra opción en ese entonces era ejecutar un brutal ajuste sobre los trabajadores provinciales, destrozando el consumo agregado provincial y contribuyendo al sesgo regresivo de las políticas nacionales. Y por último, se podía trasladar el ajuste hacia los municipios, desvirtuando la política de descentralización.
Entre esas opciones “el Estado priorizó una decisión que podría implicar un alto costo político, pero que minimizaba el impacto social a largo plazo, y salimos a cobrar. Entre abril y mayo de 2016, más de 6.700 contribuyentes que tenían boletas de deudas impagas ingresaron en forma masiva al sistema. Con posterioridad, se reforzaron los controles respecto de los niveles de cumplimiento en el Impuesto a los Ingresos Brutos”, contó el titular de Hacienda y Finanzas.
Como consecuencia, no se aumentaron los impuestos provinciales de manera exagerada, no se tocaron los sueldos, al contrario, a través de paritarias se logró una mejora de los salarios, ni se debilitó a las localidades reduciendo sus ingresos. Tampoco se endeudó a la Provincia para atender las necesidades fiscales, trasladando el costo al futuro. “Se optó por la opción más responsable, no aumentar impuestos a quienes venían cumpliendo, y llevar a quienes tenían una situación irregular a normalizar sus cuentas con el Estado”, agregó Franco.

Mejora.
El contexto del Tesoro fue paulatinamente cambiando para mejor. “A medida que las cuentas públicas se estabilizaban, se fue ajustando la forma en que se aplica el Sircreb. Ya le bajamos la alícuota al 0.01 por ciento a más de 14.000 pampeanos. Esto quiere decir que cada $10.000 que ingresan en sus cuentas bancarias, solo se les retiene $1. También comenzamos a avisar a los contribuyentes que iban a ser incluidos debido a su comportamiento tributario, y ello redundó en una mejora sistemática de los niveles de cumplimiento de quienes todavía no habían entrado al régimen”, continuó explicando. Hoy se puede decir que con el trabajo cotidiano sobre la mejora en la auditoría sobre la ejecución del gasto público y otras medidas, “se ha logrado equilibrio fiscal, todavía dependiente de la utilización de recursos patrimoniales, como el bono que ingresará por la concesión a través de Pampetrol Sapem de las áreas Medanito Sudeste y Jagüel de los Machos, o los dividendos del Banco de La Pampa”.
En este nuevo contexto, “nos vamos a permitir evaluar la reacción de los contribuyentes respecto de sus obligaciones fiscales, ante una flexibilización gradual y temporaria en el régimen de recaudación. Así, desde el mes de noviembre de este año, vamos a modificar ciertos aspectos de la forma en la que se aplica el Sircreb”, sostuvo Franco.
A los contribuyentes pampeanos, obligados directos que estén en el Sircreb, se les aplicarán retenciones que no superarán la mayor alícuota por la que pagaron Ingresos Brutos el año anterior. “Eso sí, vamos a beneficiar solamente a quienes nos han empezado a cumplir, y por eso no se lo vamos a aplicar a los que tengan boletas de deuda pendientes de pago”, sostuvo el ministro y argumentó que a quienes entraron hace varios años atrás por deuda del Impuesto Inmobiliario o del Impuesto a los Vehículos y no sean contribuyentes de Ingresos Brutos, “se les devolverán los saldos que tienen retenidos cuando se presenten para reclamarlos”.

Provincia equitativa.
“Lo que se pretende con todas estas gestiones es recuperar la solidez en materia fiscal sin haber aumentado la carga del Estado para los pampeanos, pero también dejar una Provincia más equitativa y justa, donde todos paguen un poquito, y no donde un gran grupo de contribuyentes cumplidores subsidien a un pequeño grupo de evasores”, explicó el ministro.
Finalmente, Franco sostuvo: “sabemos que las acciones que tomamos fueron antipáticas. Es por ello que les pedimos a todos los contribuyentes pampeanos que sepan entendernos, que sigan cumpliendo con sus obligaciones, y les decimos que valoramos inmensamente su esfuerzo. Ahora bien, hay un concepto que es necesario recalcar, quien cumple con sus obligaciones no ingresa al Sircreb”.

Sistema informático.
El Sircreb es un sistema informático que administra los regímenes de recaudación bancaria de todas las provincias con excepción de Tucumán. Fue creado por la Comisión Arbitral del Convenio Multilateral, como respuesta a las acciones de ARBA (Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires), y La Pampa adhirió a ella por Resolución General de la Dirección General de Rentas, al igual que lo hicieron todas menos una de las demás jurisdicciones provinciales para no perder base imponible.

Ministro destaca “autonomía y solvencia”.
El ministro de Hacienda y Finanzas, Ernesto Franco, sostuvo que la política tributaria y fiscal adoptada por la Provincia desde la vuelta a la democracia, ha permitido equilibrio financiero, autonomía y una de las menores presiones fiscales del país. “Ante un mismo problema económico existen por lo general diversas soluciones, y cada una de ellas implica optar por una política determinada, con consecuencias más o menos previsibles según el caso”, explicó Franco.
El titular de Hacienda y Finanzas expresó que “la provincia, al no estar endeudada, puede hacer frente al accionar estatal con alícuotas impositivas bajas sin tener que recurrir a nuevos préstamos ni afrontar una cuantiosa carga de intereses, y eso aparentemente le molesta a quienes no pueden usar la necesidad para extorsionar al gobierno pampeano”.
Las alícuotas generales en impuesto a los Ingresos Brutos de La Pampa son las más bajas del país: 2,5 por ciento en comercio; 2,5 por ciento en servicios; y 0,5 en agro y 0,7 por ciento en ganadería.

Bancos y telefonía celular.
“Los bancos y las empresas de telefonía celular son los únicos dos sectores que pagan alícuotas más altas en nuestra provincia. Desde 2016, y para hacer frente al impacto resultante de la política económica del Gobierno Nacional, el Gobierno de La Pampa decidió gravar a los sectores concentrados y que han tenido un crecimiento exponencial en los últimos años, a los que, aún hoy en día, todo el arco de tributaristas y especialistas en impuestos debate cómo cobrarles”, informó el ministro.
Franco explicó que “el Gobierno Nacional pretende que las provincias eliminen o bajen los impuestos a los Ingresos Brutos. En cada oportunidad de reunión de los funcionarios del área de Hacienda con los funcionarios nacionales se transmite la “imperiosa necesidad” de hacerlo, y mediante la prensa especializada se refuerza el concepto, haciendo referencia a cuestiones que van desde el vencimiento de la prórroga del “Pacto Federal para el Empleo, la Producción y el Crecimiento”, también conocido como “Pacto II”, hasta el problema de competitividad externa del sector automotriz, donde los impuestos provinciales solo impactan a nivel de los insumos utilizados a la hora de exportar. A la par, se plantean políticas compensatorias, como el IVA mochila, de difícil aplicación y más difícil distribución”.

Estructura eficiente.
El ministro consideró que “quizás las jurisdicciones que han hecho un uso excesivo de la herramienta tributaria para financiar desbalances fiscales enfrenten esta política de disminuir los impuestos desde la necesidad concreta de sus tesoros” y agregó que “quizás aquellas provincias que han centralizado sus recursos comprometiendo las arcas municipales se encuentren hoy con un problema de difícil solución, en tanto estas han respondido creando tasas de similar naturaleza al Impuesto a los Ingresos Brutos”.
Al trasladar eso al Gobierno de La Pampa, Franco dijo: “nosotros defendemos nuestra potestad tributaria para usarla responsablemente como lo hemos hecho en estos 34 años, y así mantener una estructura recaudatoria eficiente y equilibrada. Esta política ha permitido a los gobiernos pampeanos hacer frente a cambios bruscos como los del año pasado, por ejemplo, sin tener que endeudarnos, y mucho menos someternos a políticas nacionales que solo benefician al gobierno central, sin pensar en la gente que vive y produce en nuestra provincia”.