Sosa a prisión por tentativa de estafa

El juez de audiencia, Andrés Aníbal Olié condenó a Carlos Luján Sosa a cuatro años y seis meses de prisión por “tentativa de estafa” al querer quedarse con un complejo de cabañas en Villa General Belgrano presentado para eso un boleto de compraventa firmado por una persona fallecida a los pocos días. La Justicia revocó así una prisión condicional de una sentencia previa dictada por la Cámara en lo Criminal 1 y unificó las dos condenas haciéndola de efectivo cumplimiento.
La causa está caratulada “Sosa, Carlos Luján sobre uso de documento privado falso en concurso ideal con estafa”. El condenado está implicado además en otra causa en la que se investiga el crimen de Griselda Fuentes Cabal
En la causa por estafa, el juez Andrés Olié consideró que el delito no llegó a consumarse, aunque sí el intento, “por razones ajenas a la voluntad de Sosa”.
Una persona identificada como Ricardo Crespo le compró el día 6 de septiembre de 2013 a Marcos Bernasconi, por la suma de tres millones setecientos mil pesos, un complejo de cabañas ubicado en Villa General Belgrano que giraba bajo el nombre de fantasía “El Rincón de la Montaña”. La operación se materializó en un boleto de compraventa en cuya confección intervino la inmobiliaria Vilchez, también de Villa General Belgrano.
Posteriormente, el 5 de diciembre de 2013, Crespo falleció. En ese momento Carlos Luján Sosa se hizo presente en las cabañas, las cuales estaban ocupadas por Norma Hernández, prima de Crespo, con la cual había firmado un contrato de explotación para justamente empezar a trabajarlas.
Sosa se presentó con un convenio de cesión de derechos, firmado supuestamente entre Crespo y Sosa con fecha 9 de septiembre de 2013, es decir firmado a tan solo tres días de haberse materializado el negocio. Con ese documento, tomó posesión de las cabañas porque Hernández se fue del lugar, firmó un contrato de explotación con otra persona de Córdoba que vive en la esquina de donde están las cabañas y comenzó a hacer remodelaciones y trámites en la municipalidad a los efectos de la explotación.
Además inició los trámites de escrituración en la escribanía Villafañe, lo cual no se pudo consumar por falta de requisitos.
Afirmó el fiscal que esa cesión de derechos es falsa y se usó para perjudicar a los herederos de Crespo, calificando así el accionar desplegado por Sosa como el constitutivo del delito de Uso de documento privado falso, en concurso ideal con estafa.
Ahora el juez Olié entendió que Carlos Lujan Sosa es autor material y penalmente responsable del delito de tentativa de estafa en concurso ideal con el uso de documento privado falso.

Compartir