Técnicos del Senado dicen que no hay pruebas contra Dilma Rousseff

Un grupo de técnicos del Senado brasileño determinó que no hay pruebas que sustenten la acusación contra la suspendida presidenta Dilma Rousseff por maniobras irregulares en los asientos fiscales, dijeron hoy fuentes oficiales.
Rousseff es acusada en un juicio político que pude derivar en su destitución de haber emitido varios decretos que alteraron los presupuestos sin la necesaria autorización del Congreso.
Pero la agencia EFE informó hoy que que “los técnicos del Senado no encontraron pruebas de que Rousseff participara en los atrasos en el pago de créditos a la banca pública, considerados por la oposición como maniobras fiscales”.
Los impulsores del juicio político sostienen que el gobierno de Dilma atrasó sistemáticamente el envío de recursos a los estatales Banco do Brasil, Caixa Económica Federal y Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) para derivar esos recursos al pago de programas sociales.
Roussef fue suspendida en su cargo el pasado 12 de mayo y su lugar fue ocupado en forma interina por Michel Temer, quien continuará en el poder si la dirigente del Partido de los Trabajadores es destituida.
Una encuesta difundida hoy en la versión on line del diario Estado señaló que la imagen negativa de Temer llega al 70 por ciento y la de Rousseff al 75 por ciento. La mayoría de los políticos brasileños tienen un alto porcentaje de rechazos, independientemente del partido al que pertenezcan.
En cambio, añade la encuesta, aumenta entre los brasileños la aprobación del juez Sergio Moro, quien lidera las investigaciones por presuntos delitos de corrupción que afectan a gran parte de la clase política del país, según informó la agencia Ansa. (Télam)

Compartir