Temer: “No renunciaré”

El presidente brasileño Michel Temer rechazó el jueves de plano la posibilidad de renunciar pese a las graves acusaciones de corrupción surgidas en su contra y a la erosión de su base aliada.
“No renunciaré”, proclamó el mandatario en un mensaje televisado a la nación, después que el Supremo Tribunal Federal (STF) decidiera abrir una investigación sobre los señalamientos surgidos la víspera.
Temer, con una popularidad bajo mínimos, reivindicó su gestión, que apunta a sacar a Brasil de su peor recesión en un siglo mediante recetas de austeridad.
“La caída de la inflación, los números de retorno del crecimiento y los datos de mejora del empleo crearon esperanzas de días mejores. El optimismo retornaba y las reformas avanzaban en el Congreso”, proclamó el mandatario, que asumió el poder hace un año en sustitución de la destituida izquierdista Dilma Rousseff, de quien era vicepresidente. Pero “una grabación clandestina trajo de nuevo el fantasma de crisis la política”, lamentó Temer antes de advertir: “El inmenso esfuerzo se puede volver inútil. No podemos tirar a la basura de la historia tanto trabajo en pro del país”.