Tevez muy duro contra Riquelme: “Habla de afuera y tira abajo a los jugadores actuales”

Carlos Tevez abrió este jueves la grieta entre dos de los máximos ídolos de Boca, al criticar duramente a Juan Román Riquelme, acusándolo de hablar desde afuera porque “es fácil” y cuestionar que levanta la voz siempre que pierde el conjunto “xeneize” y River gana.
“Es fácil hablar de afuera. Lo que se le critica a Riquelme es que ahora se expresa cuando pierde Boca y gana River. Como ídolo lo respeto, pero siempre trata de tirar abajo a los jugadores actuales de Boca”, dijo el atacante del Shanghai Shenhua de China en una entrevista concedida al canal TyC Sports.
“Cuando Román jugaba no tenía periodistas amigos, ahora se sienta en los programas y toma mate con ellos. Es ídolo y tiene la palabra autorizada, pero no le hace bien al club ni al plantel cuando habla”, sostuvo “Carlitos”.
Tevez, que fue criticado por haberse marchado para ir a jugar a China, recordó que “cuando Riquelme se tuvo que ir al Barcelona, lo hizo” y opinó que los jugadores del plantel actual “ya se le pararon de manos cuando los critica y eso está bien”. En ese sentido, Tevez también criticó la comparación que Riquelme realizó entre el “valor” de una Copa Libertadores y un título en el torneo AFA.
“Si Riquelme es hincha de Boca tiene que festejar todos los títulos. No está bien que diga que una Copa Libertadores vale diez torneos locales, porque hay chicos que quizás ganan solo eso. ¿Yo que tendría que decir entonces? ¿Que una Champions vale quince torneos locales?”, cuestionó.
El delantero, que no había dado entrevistas desde que se marchó de Argentina, expresó: “Mi silencio molestó muchísimo más a los periodistas que al hincha”.
Tevez indicó que la decisión de irse a Oriente la tomó porque “si seguía le iba a hacer mal al club” y contó que su hija mayor “bajó llorando al vestuario el último partido y me pidió que me quede. Mi primera etapa en el club fue muy buena porque ganamos todo. Vi a un Boca unido dentro y fuera de la cancha. La gente era una sola y los dirigentes tiraban todos para el mismo lado. En la segunda, vi un club diferente”.