Tierno quiere ceder la Escuela Hogar de Santa Rosa a la Gendarmería

¿Y ESTO?

Dice que tiene el apoyo de Patricia Bullrich. Quiere formar a cuatro mil gendarmes en dos años. La irrupción se dio en ausencia de Verna y podría generar problemas al interior del gabinete provincial.
Si hasta hace un tiempo los vecinos de Santa Rosa se ilusionaban con recuperar las instalaciones de la antigua Escuela Hogar de Santa Rosa con fines culturales, educativos o sociales, el ministro de Seguridad se está encargando personalmente de derribar cualquier iniciativa que no sea militar. Ayer por la mañana Juan Carlos Tierno recorrió instalaciones donde funciona el IV Cuerpo del Ejército en vistas a la posible instalación de un instituto formador de Gendarmería Nacional.
El ministro fue acompañado por el arquitecto del Ministerio de Seguridad de Nación, Juan Cametti, para “analizar la posibilidad de la instalar un Instituto de Formación de Gendarmería Nacional, que contendría dos mil alumnos”, según informaron en el boletín vespertino de la gobernación.
“El único lugar en La Pampa, como ámbito para el desarrollo de esta institución, son las instalaciones de este tipo, como es la ex Escuela Hogar, y que de ninguna manera implicaría que el Ejercito se fuera de La Pampa, es una institución muy ligada a nuestra Provincia, pero podríamos compatibilizar la instalación de este instituto y devolver estas instalaciones al ámbito de la educación, en este caso de un cuerpo como Gendarmería Nacional”, dijo el ministro, que organizó la visita y dio a conocer sus planes justo en el momento en que el gobernador Carlos Verna, está fuera del país.

Cuatro mil gendarmes.
Para justificar sus intenciones, Tierno dijo que la instalación de los gendarmes “implicaría para La Pampa, un aporte muy significativo” y que “en una etapa inicial serian dos mil alumnos, para llegar en dos años a una matrícula de cuatro mil”.
“Es una posibilidad muy concreta en una cantidad no menor al 10% de pampeanos que dispongan o estén con la voluntad de ingresar a Gendarmería. Además contaríamos con un cuerpo de profesores de 80 personas, que excepto los jefes superiores de Gendarmería que imparten determinadas materias, el resto serian todos pampeanos y una generación de distintos puestos de trabajo”, manifestó.

Aval de Bullrich y Marino.
El ministro titular de la cartera de Seguridad sostuvo que cuenta con la aprobación de la ministra de Seguridad de Nación, Patricia Bullrich. “Falta compatibilizar la decisión de la instalación del instituto superior con el Ministerio de Defensa, ya que el Ejército Argentino depende directamente de ese ministerio nacional”, señaló el ministro más cuestionado de la gestión de Carlos Verna.
“Participamos de esta iniciativa al senador nacional Juan Carlos Marino, ya que preside la Comisión Bicameral del Seguimiento de las Operaciones y Organismos de Inteligencia de la Nación, y porque además tiene una relación partidaria y personal, de mucha afinidad, con el actual ministro de Defensa. Por lo tanto, consideramos que en aras del interés común de los pampeanos era muy importante sumar esfuerzos para lograr este objetivo”, finalizó.

Pedido de dos ministros.
La irrupción del ministro de Seguridad y la expresa intención de instalar un instituto de formación para Gendarmes choca con las intenciones de otros ministros del gabinete provincial que desde el año pasado iniciaron gestiones para que Ejército devuelva el edificio.
En diciembre de 2016, la ministra de Educación Cristina Garello se sumó al pedido de restitución al igual que el ministro de Justicia, Juan Pablo Bensusan, quien se reunió con el ministro de Defensa de la Nación en Buenos Aires para solicitar el edificio que hoy está ocupado actualmente por la X Brigada Mecanizada. La intención de ambos funcionarios fue clara: las instalaciones de la ex Escuela Hogar deben ser utilizadas para cumplir con su rol original.
En la anterior gestión de Carlos Verna hubo una iniciativa legislativa impulsada por el hoy secretario general de la Gobernación, entonces diputado, Juan Ramón Garay. Posteriormente otros legisladores volvieron sobre el tema, y hasta hubo algún atisbo de esperanza cuando los ministros de Defensa kirchneristas, Nilda Garré primero, y Agustín Rossi, se hicieron eco del reclamo.