Todavía conmocionada, Francia llora a las 84 víctimas del atentado en Niza

Francia se sumió hoy otra vez en el duelo luego de que un tunecino residente en el país matara ayer a 84 personas, entre ellos 10 chicos, e hiriera a 200 al embestir a una multitud con un camión en la ciudad de Niza durante los festejos del día nacional francés, en el tercer gran atentado en el país en un año y medio.
El conductor, que fue muerto a tiros por la policía, fue identificado hoy por el fiscal general francés como Mohamed Lahouaiej Bouhlel, un tunecino de 31 años con permiso de residencia en Francia que vivía en la sureña Niza, donde trabajaba como repartidor, y que tenía antecedentes penales por delitos menores.
En declaraciones a la prensa en París, el fiscal Francois Molins dijo que el atentado de anoche aún no había sido reivindicado por ninguna organización, pero que “se corresponde con los llamados” que lanzan las organizaciones yihadistas, como el Estado Islámico (EI), aunque no nombró específicamente a este grupo.
Molins dijo que 84 personas, incluyendo 10 niños y adolescentes, murieron y otras 200 resultaron heridas en el atentado, entre ellos 52 que seguían en estado crítico, de los que 25 están en reanimación, por lo que advirtió de que el balance podía ser “modificado al alza”. 
El fiscal agregó que Bouhlel era bien conocido por la policía por sus historial de delitos menores, pero no por los servicios de seguridad del país, y que no se había detectado ninguna señal de radicalización del tunecino.
Dentro del vehículo se hallaron dos armas automáticas, balas, un cargador, dos fusiles Kalashnikov y una granada y un celular, así como documentos a nombre de Bouhlel, cuya identidad se confirmó en base a un examen de sus huellas dactilares, señaló Molins.
Autoridades extendieron hoy el estado de emergencia vigente en Francia desde hace nueve meses y dijeron que miles de reservistas de la policía serán desplegados en las calles tras la matanza de civiles que acababan de presenciar un show de fuegos artificiales en la rambla de Niza, frente al Mediterráneo.
Molins confirmó relatos de testigos y dijo que el camión atropelló a gente durante casi dos kilómetros y que el chofer efectuó disparos contra la policía. Los agentes respondieron el fuego y lo persiguieron unos 300 metros hasta que se detuvo, y allí tres policías mataron a tiros al conductor, agregó.
El departamento de Bouhlel, en el barrio de Niza Norte, fue registrado hoy por la policía, que se llevó del lugar a su ex mujer, dijo Molins, que no identificó a la detenida ni dijo de qué nacionalidad era.
El fiscal agregó que aún se desconocen las motivaciones del atacante, si actuó con cómplices y si tiene vínculos con organizaciones “terroristas”.
El presidente francés, Francois Hollande, viajó hoy a Niza tras declarar tres días de duelo por el ataque, que puso al país a llorar a sus muertos nuevamente luego de los atentados islamistas contra la revista Charlie Hebdo, en enero de 2015, y la masacre de noviembre pasado en París, que dejaron casi 150 fallecidos.

En un discurso en la ciudad mediterránea, 690 kilómetros al sur de París, el mandatario dijo que entre las víctimas había “muchos niños, niños pequeños”, así como numerosos “extranjeros de varios continentes”, y agregó que medio centenar de heridos se debatían “entre la vida y la muerte”.
Luego de visitar a los heridos en un hospital, Hollande dijo que se “habían tomado todas las disposiciones” para garantizar la seguridad, “en la medida de lo posible”, de los espectadores de los fuegos artificiales en Niza, al tiempo que elogió la actuación policial “para neutralizar al asesino” y “acabar la carnicería”.
Videos grabados por testigos que circularon en las redes sociales mostraron escenas de pánico, con personas aterrorizadas huyendo a la carrera e incluso saltando desde la rambla a la playa, hasta que la policía finalmente rodea el camión con acoplado blanco, ya detenido, y mata a tiros al conductor.
En uno de los videos, difundido por la cadena BMF TV, se ve a un motociclista que trata de detener la matanza poniéndose al lado del camión e intentando abrir su puerta, pero pierde el equilibrio y termina cayendo y casi es pisado por el vehículo.
Aunque aún no hubo reivindicación, las principales sospechas recaen sobre el EI, que cometió los atentados de noviembre pasado en París y ha llamado a atacar a Francia y a franceses en todo el mundo por la participación del gobierno de Hollande en una coalición que bombardea sus posiciones en Siria e Irak.
“El terrorismo es una amenaza que agobia a Francia y que continuará agobiándola durante un largo tiempo”, dijo hoy el primer ministro Manuel Valls en París luego de compartir con Hollande una reunión de gabinete de emergencia convocada por el mandatario.
“Estamos enfrentando una guerra que nos ha traído el terrorismo. La meta de los terroristas es infundir miedo y pánico. Y Francia es un gran país, una gran democracia, que no va permitir ser desestabilizada”, agregó.
Fuentes médicas dijeron que unos 50 chicos fueron tratados en el hospital tras el ataque, que dejó decenas de cuerpos destrozados o retorcidos tirados sobre la avenida costera Paseo de los Ingleses, algunos apilados, otros sangrando sobre el pavimento.
El ataque ocurrió en el Día de la Bastilla, la principal fiesta nacional del país, que recuerda el inicio de la Revolución Francesa.
Algunos de los muertos, cubiertos con mantas, seguían hoy en el paseo bajo un cielo azul y en un día soleado.
El camión también continuaba en la escena. La policía lo rodeó con una lona blanca y acordonó una zona de unos 200 metros a la redonda, hasta donde podían acercarse los periodistas y curiosos, según constató Télam en el lugar. 
Miembros de la policía científica fueron vistos ingresar a la zona acordonada para realizar peritajes al vehículo.
En el ataque también fallecieron dos estadounidenses y ciudadanos de Rusia, Suiza y Ucrania, según dijeron los gobiernos de estos países.
El embajador argentino en Francia, Jorge Faurie, dijo a Télam Radio que no hubo argentinos entre las víctimas, y citó como su fuente a la célula de crisis que tiene la Cancillería francesa para el manejo de este tipo de situaciones. 
Algunas personas trataron de escapar saltando al agua, dijo hoy Eric Ciotti, un diputado nacional por Niza.
“Una persona saltó sobre el camión para tratar de detenerlo. Fue en ese momento que la policía pudo neutralizar al terrorista. Nunca olvidaré la mirada de este policía que interceptó al asesino”, dijo Ciotti a la radio Eruope 1.
El presidente de la región donde se ubica Niza, Christian Estrosi, dijo a la cadena de noticias BMF TV que algunas de las 1.200 cámaras de seguridad que tiene la ciudad grabaron el momento en que el atacante se subió al camión, lejos de la costanera, “en las colinas de Niza” y pudieron seguir todo el recorrido que hizo hasta el paseo frente al mar. (Cecilia Guardati, Télam)

Compartir