Tradición y deporte de la mano en el Torneo de Pato de La Rural

TORNEO DE PATO "EL REENCUENTRO" EN LA RURAL

El certamen cuenta con varios de los mejores jugadores del país y tiene como objetivo reunir a las generaciones que le han dado continuidad a la disciplina a lo largo de los años. Hoy habrá actividad durante toda la jornada, con entrada libre y gratuita.
Con la participación de muchos de los jugadores más destacados del país y la presencia de una decena de equipos, comenzó ayer a disputarse el torneo de pato “El Reencuentro” en el predio de La Rural de Santa Rosa, donde muchos conocedores de la disciplina y otros tantos curiosos se acercaron para disfrutar de una jornada deportiva cargada de tradición e historia.
Facundo Polimeno (5 de hándicap) y Marcelo Gatta (4), ambos jugadores de Las Heras; los hermanos Marcelo y Federico Romano (3 y 4), de Henderson; más el pampeano Mauro Crenna (4), de La Chacra de Tridente, son algunos de los jugadores más destacados que están presentes en el certamen, que continuará con la fase clasificatoria desde las 10 de la mañana de hoy (la entrada es libre y gratuita), para finalizar por la tarde con los encuentros correspondientes a las copas de Oro y Plata.
El torneo es organizado por la subcomisión de Producción y Fomento Equino de la Asociación Agrícola Ganadera de La Pampa y tiene como objetivo propiciar el reencuentro de los viejos “pateros” con las nuevas generaciones, que le han dado continuidad a una tradición que en nuestro país se remonta a los principios del siglo XVII.
Aunque no pertenece al calendario de la Federación Argentina de Pato, el campeonato reunió a muchos cuartetos destacados de diferentes partes del país y a varios equipos pampeanos, que ayer mostraron sus destrezas ante una buena cantidad de público.

Deporte nacional.
El pato tiene sus orígenes en las primeras décadas del 1600, en los albores de nuestra nacionalidad, como una disciplina que practicaban los gauchos para entretenerse, aprovechando sus destrezas para desplazarse en sus hábiles y rápidos caballos.
A lo largo de los más de 400 años de historia que lo preceden, el deporte fue prohibido en varias ocasiones porque se trataba de un juego muy brusco que daba lugar a encuentros peligrosos y sangrientos, utilizándose como pelota un pato vivo dentro de una bolsa de cuero con cuatro manijas.
A partir de 1938, cuando se lo reglamentó, comenzó a crecer como deporte y fue declarado oficialmente como “Juego Nacional” en 1953 por el presidente Juan Domingo Perón, por considerarse que “lleva puesto e impreso el sello de reciedumbre de jinetes diestros como eran y son los jinetes de nuestros campos”, tal cual figura en el decreto de aquel entonces.
Actualmente, el fuerte del deporte está en la provincia de Buenos Aires, donde se encuentran los más tradicionales campos de pato del país (muchos de ellos representados por sus equipos este fin de semana en La Rural santarroseña), mientras que en La Pampa también es practicado desde hace muchos años (Intendente Alvear es el centro), aunque no ha logrado desarrollarse al nivel de sus pares bonaerenses.