Tragedia de Lapa: Piñeyro propone que el 31 de agosto sea el “Día de la Impunidad”

“Si por mi fuera, decretaría el 31 de agosto, fecha que se produjo el accidente, como el día de la impunidad, porque los responsables nunca fueron sobreseídos en forma definitiva y siempre se demoró todo para caer en la prescripción, que fue lo que pasó”, indicó Enrique Piñeyro en diálogo con Radio Télam.
El vuelo 3142 de LAPA se estrelló en el Aeroparque Jorge Newbery el 31 de agosto de 1999 a las 20.54, cuando despegaba hacia la ciudad de Córdoba. Al iniciar el carreteo para despegar, en la cabina del avión comenzó a sonar una alarma -ignorada por los pilotos- que indicaba que los flaps se hallaban retraídos, lo que le impediría al aparato levantar vuelo. Imposibilitados de frenar al final de la posta, el avión rompió las vallas del perímetro, cruzó la costanera Rafael Obligado e impactó contra máquinas viales y un terraplén cercano al campo de golf, frente al aeropuerto.

Investigación.
En la investigación intervino la Jiaac (Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil), que contó con asistencia de NTSB norteamericana (Junta Nacional de Seguridad del Transporte, por su sigla en inglés).
El informe final estableció que la tripulación de vuelo del LAPA 3142 olvidó extender los flaps para iniciar el despegue, y desestimó la alarma sonora que avisaba sobre la falta de configuración para esa maniobra.
“La causa prescribió por la complicidad de los jueces. Fue el juicio más largo de la historia argentina: llamaron entre dos y tres mil testigos cuando el Juicio a las Juntas se resolvió con trescientos”, cargó Piñeyro sobre la causa que investigó la mayor tragedia aérea de la historia argentina.
En marzo de 2010, el Tribunal Oral 4 condenó a tres años de prisión en suspenso por delito de estrago culposo agravado a Valerio Francisco Diehl, ex gerente de operaciones, y a Gabriel María Borsani, ex jefe de la línea 737.
En tanto, absolvió a Gustavo Andrés Deutsh, ex presidente de la empresa LAPA; a Ronaldo Patricio Boyd, ex vicepresidente; a Fabián Mario Chionetti, ex gerente de operaciones, y a Nora Silvina Arzeno, ex jefa de personal. Además, sobreseyeron a Damián Carlos Peterson y Diego Alfonso Lentino, ex miembros de la Fuerza Aérea, por extinción de la acción penal por prescripción.

65 muertos y ningún culpable.
“Lapa tiene 65 muertos y casi ningún culpable. Pero son todos culpables, cometieron delitos, son delincuentes y no están sobreseídos, están prescriptos, que es distinto”, indicó el piloto y cineasta que, en 2004, estrenó la película “Wishky Romeo Zulú” (WRZ, por la matrícula del Boeing 737 de Lapa) en la que daba a conocer las malas condiciones generales de la aviación comercial argentina.
“Creo que el filme transmite con claridad lo que pasó, el estado en que volaban los aviones y no había que ser mago ni clarividente para darse cuenta que eso iba a pasar. Yo soy piloto y sé que si los aviones vuelan en esas condiciones, se caen”, dijo.
Consultado sobre la situación actual, a 17 años del accidente, Piñeyro señaló una “mejora muy lenta, muy leve”, luego de que el control de la aviación civil quedara fuera de la órbita de la Fuerza Aérea.
Por último, cargó contra la infraestructura actual de la pista de Aeroparque. “Continúa el mismo dique de concreto que en su momento reventó el motor, el ala, ahora reforzado y con doble reja para que el avión rebote”, ironizó. Y agregó:
“Son cercos que tiene que ser colapsables, no solo por los aviones, sino que los bomberos tienen que estar dentro de los dos minutos al lado del avión y no dar la vuelta”, explicó.
La tragedia de LAPA es recordada como una de las más graves de la historia aeronáutica argentina, junto con la del vuelo 2553 de Austral -caído en Fray Bentos en 1997, con un saldo de 74 muertos- y la del vuelo 5428 de Sol, que se estrelló en Río Negro en 2011, muriendo las 22 personas que iban a bordo.

Compartir