Tras la explosión de anoche, la ciudad de Nueva York espera a 150 jefes de Estado

La ciudad de Nueva York ultima detalles para recibir a los más de 150 jefes de Estado de los países miembros de la Organización de Naciones Unidos (ONU), incluido Mauricio Macri, en un clima de calma y despliegue de seguridad, luego del caos que generó ayer la explosión intencional de un artefacto en pleno barrio de Chelsea, conocido por la gran concurrencia de jóvenes a sus restaurantes y bares, y su movida cultural.
Las corridas y sirenas que anoche no cesaron hasta bien entrada la madrugada y el ruido de helicópteros, dieron lugar a un tranquilo domingo donde la presencia policial sólo está vinculada a la llegada de los líderes de los países del mundo y sus comitivas, y se concentran a lo largo de la Quinta avenida y la zona residencial que limita con el lado este del famoso Central Park
Las vallas puestas a cada lado de las calles y la presencia de autos policiales y camionetas negras rodean a cada uno de los hoteles 5 estrellas reservados para los presidentes y jefes de Estado que participarán a partir de mañana de la apertura del 71 período de Sesiones Ordinarias de la Asamblea General de las Naciones Unidas.
En la calle 77 y la avenida Madison, donde se alojará Macri y la primera dama, Juliana Awada, se observa a la gente aprovechando el clima cálido para salir a caminar y disfrutar el día, con una escena que se repite, expresada en parejas empujando los cochecitos con sus niños y llevando sus mascotas al Central Park.
Así, a varias cuadras caminando de donde fue la explosión anoche y donde se encontró otro artefacto que la policía logró detonar, el paisaje ciudadano luce típico de un domingo más. (Télam)

Compartir