Tres alternativas para descongestionar la avenida Perón

Con cierto desagrado leí el título de tapa de La Arena del 13/08, en el que se anticipa el interés gubernamental por asfaltar Bertón-Brown para descongestionar la avenida Perón; y con medida esperanza la portada del 16/08, en la que se refleja como alternativa el impulso del Tecnotren.
En la primera opción se viene insistiendo hace tiempo y, al parecer, hay interés al menos del intendente de Toay. Veo en ella la salida “simple”, directa, efectista (pero no efectiva) y altamente costosa, pero esto no sería problema para quien tenga llegada a Nación o Provincia para conseguir los fondos.
También implica otras cosas, la principal de ellas, la más negativa: va a significar la creación de una “nueva Perón”, con una traza quizás más recta y angosta y por tanto, un nuevo foco de accidentes y siniestros. Para los vecinos, implicaría además la expropiación de tierras y con esto más costos a enfrentar por los municipios (en algunos puntos del posible trazado no hay más de 10 metros ancho).
Por el contrario, la alternativa del Tecnotren es sólo una de muchas opciones para llegar a una verdadera solución, efectiva y no efectista.
Voy a exponer aquí muy rápidamente sólo tres de tantas:
1) Desde ambos municipios se podría impulsar el apoyo a varias opciones de transporte comunitario. Pienso por ejemplo, a partir del fenómeno Uber, en una adaptación completamente gratuita y generadora de comunidad y buena vecindad como sería la del Auto Compartido. Lo hace muy viable el tamaño de nuestra comunidad y fundamentalmente las características del barrio Lowo Che, cuyos habitantes comparten horarios de trabajo y similar dependencia de Santa Rosa. Tengo el proyecto esbozado y listo para convertirlo en una aplicación para celulares que sea gratis, sólo necesito un profesional programador dispuesto a enfrentar el reto o fondos para costear la contratación de uno (dejo aquí a disposición mi teléfono: 15516276).
2) Bicisenda. Propuesta planteada hasta el hartazgo y nunca concretada. Se sacaría un auto de circulación por cada bicicleta en movimiento, lo que no es poco, con el beneficio de ganar en salud para la comunidad. (Algo que debería ser el objetivo de todo gobernante).
Sin dudas el costo de asfaltado y de mantenimiento de no más de 1,5 a 2 metros de ancho de la bicisenda sería menor que el de generar una monstruosa nueva avenida.
¿Posibles trazas?: el cantero central de la avenida Perón; una de sus colectoras; cualquier calle interna o, incluso, los terrenos del ferrocarril, con llegada directa al centro de Santa Rosa.
3) El Cochemotor o cualquier otro sistema de transporte público; lo fundamental es cumplir con un amplio y certero horario, especialmente en horas pico.
Las críticas al Tecnotren, por lo que he leído, tienen que ver con su alto costo. ¿Nuestras escuelas técnicas no están a la altura del desafío de diseñar un vehículo puntualmente para este fin? Aquí dejo volar muy alto mi imaginación: pienso por ejemplo en la adaptación de un vehículo tradicional, ya sea camión o camioneta, con un pequeño vagón de pasajeros, para deslizarse por las vías (como las camionetas de mantenimiento de Ferroexpreso); o un colectivo al estilo del Metrobus para viajar por Perón con mayor capacidad y eficiencia que el actual servicio.
Después de todo, ¿al dinero que implicaría construir una nueva avenida, no sería mejor invertirlo, por caso, en contratar a alguna facultad de ingeniería del país para desarrollar un vehículo especial adaptado a estas realidades?
Si los intendentes o sus partidos buscan asegurar obras para que quede materialmente visible su acción de gobierno, el asfaltado de Bertón-Brown es la opción ideal para esos fines. Si se pretende en cambio solucionar el problema de fondo y mejorar la calidad de vida de la población, las opciones alternativas son las que deberían prevalecer.
Fernando M. Carrillo

Compartir