Triple femicidio: “Zalazar mantuvo una relación breve con mi hermana”

La hermana de Claudia Lorena Arias, asesinada este lunes por una ex pareja junto a su tía y su abuela, aseguró que el vínculo sentimental entre la joven y el agresor, quien “no tenía antecedentes de violencia”, fue “muy breve”, pero en ese lapso quedó embarazada y él no quiso “saber nada con la nena”.
Paula Arias precisó que su hermana tenía cuatro hijos y “los padres de los otros niños tampoco nunca se hicieron cargo” de los chicos, lo mismo que Daniel Zalazar con la beba, a pesar de lo cual “ella se organizaba y no les hacía faltar nada”.
A pesar de eso, la mujer era “muy activa” y “mandaba a la nena (más chica) al jardín a los tres niños a la escuela, trabajaba en Aguas Mendocinas, también estudiaba para técnico instrumentista” y practicaba taekwondo, aunque no con Zalazar, que es instructor de ese deporte, relató.
Zalazar se encuentra detenido, acusado de haber asesinado a puñaladas a Arias, de 31 años, y a dos familiares de ella: su tía Susana Ortiz, de 45, y su abuela Vicenta Díaz, de 91.
Asimismo, hirió a dos de los hijos de Arias, la beba de 10 meses y a un niño de 11 años, que hoy permanecían en grave estado. La hija mayor de Arias, de 13, no se encontraba en la vivienda del barrio Trapiche de Godoy Cruz en el momento de la masacre y el niño de ocho fue quien logró huir y dar aviso a su abuela de lo que ocurría.
La hermana de la más joven de las víctimas mortales dijo, en declaraciones a radio La Red, que los cuatro chicos quedaron a cargo de la abuela materna, como responsable legal, pero toda la familia está con ellos en forma “permanente”.
Asimismo, Paula sostuvo que Zalazar “no tenía antecedentes de violencia” con su hermana, con quien tuvo una relación “muy breve” y “jamás” la había amenazado “por eso es tan sorprendente” lo ocurrido.
“Salieron algunas veces, ni siquiera llegaron a estar como pareja, de novios, pero mi hermana queda embarazada y le comenta al padre de la niña y en su momento no quiso saber nada”, relató.
El motivo de la discusión que Arias y Zalazar habrían mantenido en la mañana de este domingo “creo que es más que nada porque él no quería a la nena, no quería saber nada, no quería reconocerla”.
Asimismo, precisó que tanto su hermana como sus sobrinos practicaban taekwondo en otro club y conocieron a Zalazar por “las competencias que hacían” del deporte. Además, estimó que cuando se inicia la agresión la tía “seguro que quiso defenderla”, en cambio la “abuela no” porque “estaba acostada, tenía 91 años, y estaba recién operada de la cadera recuperándose, no podía hacer mucho”.
Al ver lo que ocurría, uno de los niños, de ocho años, se escondió y “cuando llamó a mi mamá le dijo que llamara a las ambulancias porque estaban todos muertos”.
Trascendió, según fuentes periodísticas nacionales, que Zalazar intentó quitarse la vida en su calabozo y, antes una consulta, respondió que lo “sacaron” antes de cometer el crimen.

Compartir