Un concurso para elegir profesores en la UBA terminó con demanda judicial

Un concurso para nombrar a profesores de teoría del Estado en la Facultad de Derecho de la
Universidad de Buenos Aires (UBA) terminó con una demanda judicial por irregularidades, por lo que ahora una secretaria académica, tres jurados y un concursante tendrán que explicar la situación ante la justicia.
Los cinco terminaron imputados por los delitos de falsificación de documentos para disimular una elección que ya habría estado digitada, de acuerdo a un dictamen del fiscal federal Federico Delgado. “Las pruebas recolectadas alcanzan para afirmar la confección de documentos falsos”, advirtió el fiscal en su escrito.
Además, señaló que los “hechos deberán ser valorados bajo el tamiz de las relaciones que ligan a cada uno de los involucrados en un campo atravesado por intereses, posiciones y capitales específicos”.
“Esto significa que atrapa a los que confeccionaron el expediente trucho y a los que se beneficiaron de esa maniobra que ocurrió, irónicamente, en la facultad de derecho”, advirtió el fiscal Delgado.
El caso se inició con la denuncia del docente Sergio Darío Di Gioia, quien reportó irregularidades en el concurso abierto para cubrir dos cargos de profesores titulares de la materia Teoría del Estado, de la carrera de abogacía de la Facultad de Derecho de la UBA.
“Aparentemente la instancia concursal transitó un andarivel formal, objetivado en el expediente UBA 31.688/2013 y un plano material que alojó prácticas incompatibles con el régimen legal
vigente”, sostuvo el fiscal.
Delgado apuntó en su fallo que “básicamente, esas prácticas desembocaron en la confección de documentos falsos necesarios para que el expediente formalmente tuviese visos de legalidad. En otras palabras, el concurso podría ser un mero trámite para consagrar ganadores y perdedores preestablecidos”.

Irregularidades.
Según Di Gioia, la primera irregularidad se concretó a través del acta del 20 de octubre de 2014 “en la que se consignó que el profesor Marcelo Alegre”, uno de los concursantes, “estaba presente aunque ello no fue así”.
De acuerdo al dictamen, “el documento falso lo firmaron Silvia Nonna, María Susana Bonetto, Juan Carlos Corbetta y Agustín Enrique Ferraro. Si el texto hubiese reflejado la verdad, Alegre
habría sido excluido del concurso. Prueba de ello, según Di Gioia, es que ninguno de los aspirantes al cargo firmó el acta”.
Entre otras irregularidades, el denunciante afirmó que “las actas que documentan reuniones de los tres miembros del tribunal que nunca existieron” porque “los tres integrantes del jurado, Bonetto, Corbetta y Ferraro, residen en La Plata, Córdoba y en el Reino de España”.
Las primeras diligencias del fiscal corroboraron los indicios planteados por el denunciante y por ello pidió las indagatorias de Nonna (Secretaria Académica); los jurados Bonetto, Corbetta y Ferraro y el concursante Marcelo Alegre.
“Existen elementos para sospechar que el expediente administrativo tal como lo indicó el denunciante no documentó con fidelidad cada uno de los actos realizados”, concluyó Delgado. (DyN)

Compartir