Un diseño de La Pampa a Munich

"ANOMALIA", UN PROYECTO DE JOYERIA QUE TRASPASO LA FRONTERA ARGENTINA

La muestra se llevó a cabo en el contexto de la “Munich Jewellery Week”, un evento donde la ciudad teutona se ve repleta de exhibiciones de joyería contemporánea de diseñadores establecidos y prometedores de todo el mundo.
Agustina Aguiar (23) es una estudiante pampeana que está cursando su último año en la carrera de Diseño de Indumentaria en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU) perteneciente a la Universidad de Buenos Aires. En marzo viajó a Munich junto con una compañera para participar de “Talente”, una competencia internacional de alto perfil que se desarrolla desde 1980.
Allí expusieron su trabajo de diseño de joyería contemporánea al cual titularon “Anomalía”. En septiembre, las piezas de este proyecto estarán presentes en Puro Diseño, una feria que se lleva a cabo todos los años en el predio de la Rural de Palermo en Buenos Aires.
El viaje que la joven y su compañera Macarena Noya realizaron estuvo ligado a la asignatura Diseño de Accesorios, correspondiente a la cátedra Kweitel-Kohon. El trabajo que debían realizar consistía en el “desarrollo y la materialización” de una línea de joyería contemporánea al cual titularon “Anomalía”. Tras varios meses de arduo trabajo entregaron su proyecto a la cátedra, y allí les recomendaron inscribirse en el concurso internacional “Talente”, donde se exponen distintas ramas de diseño (industrial, textil, vidrio, cerámica, madera y muebles). Finalmente, y tras cierto tiempo de espera, llegó el mensaje anunciando que su trabajo había sido seleccionado entre más de 600 proyectos de 30 países, siendo las únicas electas de Argentina y América Latina.
En cuanto a la experiencia, la joven dialogó con LA ARENA y confió que su selección “fue algo muy sorpresivo, porque no esperábamos esto”.

El proyecto.
El fruto de mucho trabajo quedó patentado como “Anomalía”. Un proyecto que fue realizado por Agustina y su compañera Macarena en el contexto de la asignatura Diseño de Accesorios y que, según confió la joven pampeana, su idea busca “resignificar el vínculo con el cuerpo con carácter irónico”, mientras que su línea “provoca una desviación con respecto a lo que es normal, regular o natural anatómicamente”.
Una vez que realizaron la entrega del trabajo, sus profesoras de cátedra les recomendaron inscribirse en el concurso internacional, y luego de rellenar un formulario online, con fotos y detalles de las piezas que integraban el proyecto (peso, altura, técnica empleada para su desarrollo, entre otros), sólo restaba aguardar por una respuesta. Tiempo después recibieron la noticia de que habían quedado seleccionadas.
El proyecto además tiene una página web, anomaliajewellery.com, donde pueden verse las obras y también figura en las redes sociales.

El viaje.
Había dos posibilidades: Una era enviar las piezas o viajar y estar presentes junto a los elementos que integran el proyecto. “Decidimos viajar sí o sí”, confió Agustina y agregó que “no podíamos desperdiciar la oportunidad. Era una experiencia que nos iba a permitir conocer”.
Durante su relato, la joven sostuvo que “la posibilidad de viajar iba a servirnos personalmente para lo que viene más adelante”. Una vez en Munich -las chicas estuvieron del 1 al 15 de marzo- pudieron recorrer diversas exposiciones de joyería contemporánea en toda la ciudad bávara.
“Había cientos de exposiciones que podíamos ir a ver y fue una experiencia a nivel personal que me nutrió muchísimo creativamente”, dijo Agustina y sostuvo que, como el ámbito de la joyería es algo “poco conocido” para ella, ya que su principal interés es el diseño de indumentaria.
“Conocí otra perspectiva para ver y pensar el diseño, y es algo que más adelante tendré en cuenta. Además, vimos varias cosas que tenían que ver con la cursada que hicimos durante el taller, y no es que había que ir allá para ver cosas nuevas”, señaló.
El viaje y la experiencia de haber visto novedades les dejó como conclusión que “no es como dicen que lo mejor siempre está afuera, sino que acá -en Argentina- también hay cosas muy buenas”.

Siempre interesada en la moda.
Agustina cursa el ultimo año de carrera. Está a pasitos de recibirse y obtener el título anhelado. Además de estudiar, hace dos años que trabaja como asistente de diseño y producción en una marca que se dedica al rubro fiestas y novias. Si bien por el momento “marcha todo muy bien”, el hecho de cursar la tesis y trabajar “se complica” aseguró, aún así tiene bien entendido que la experiencia laboral “sirve para aplicarlo en la facultad”.
La joven es oriunda de Santa Rosa, aunque desde muy chica su familia se mudó a Toay. Egresó en el colegio Domingo Savio y a los 18 años se fue a Buenos Aires para estudiar Diseño de Indumentaria. “Siempre me gustó, sobre todo lo que es moda, pero en un principio me resultó muy difícil. Aunque me va bien, es algo muy complejo por la cantidad de materias y por las horas de práctica que conlleva. Es pesado”.
Agustina confió que si bien sus padres hicieron mucho esfuerzo para que ella pudiera viajar, recibió la colaboración de tres funcionarios. En primer lugar destacó el acompañamiento del intendente de Toay, Ariel Rojas. También reconoció que hubo ayuda por parte del diputado nacional Daniel Kroneberger y de la diputada provincial Stella Maris Colla.