Un grupo de padres se comprometió a pagar los daños ocasionados por los estudiantes en la fiesta

El joven que fue herido en uno de sus brazos y que debió ser atendido de urgencia en el centro de salud de Los Hornos se recuperaba en su casa. Un grupo de padres se comprometió a pagar los daños en el salón alquilado.
La policía provincial tomó intervención ayer en el caso de la fiesta de los estudiantes del colegio privado Santo Tomás de Santa Rosa que terminó en graves desmanes y con un adolescente herido en un brazo producto de un corte con una botella, en medio de una pelea en el salón alquilado del barrio Los Hornos, donde se hizo el evento.
Ayer por la mañana efectivos de la seccional Sexta, con jurisdicción en esa zona de la ciudad, realizaron los peritajes y las averiguaciones pertinentes luego de que los hechos fueran revelados por este diario en su edición del sábado.
Si bien hubo hermetismo respecto a si hubo o no denuncias formales de los afectados, la policía intervino ante la gravedad de los hechos ya que un joven debió ser atendido de urgencia en la guardia de la posta sanitaria del barrio, que justamente se ubica frente al salón.
La médica de guardia del centro de salud atendió a un joven que en la madrugada del viernes ingresó cubierto de sangre como consecuencia de un profundo corte en un brazo, ocasionado por el vidrio de una botella y en medio de una pelea que se generó en el lugar del festejo.
La “fiesta” fue organizada por los alumnos de quinto año del colegio para despedir a los de sexto, que ya finalizan la etapa secundaria. No se trata de las conocidas “posbajadas” sino de un festejo organizado por ellos mismos. Varios trascendidos indicaron que incluso el contrato para conseguir el salón fue firmado por un menor de edad.

Violencia.
Según se supo por distintas fuentes hubo varios destrozos en el salón, con rotura de vidrios, pintadas en las paredes, un freezer roto y la matanza de un perro que estaba en la zona y que pertenecía a un vecino al lugar.
El salón de fiestas, de escasas dimensiones, fue inaugurado hace poco y pertenece a una familia que con gran esfuerzo destinó sus ahorros a dicho emprendimiento. Un grupo de padres de los jóvenes que estuvieron en la fiesta se habría comprometido a afrontar todos los gastos ocasionados por los destrozos, según pudo saber este diario.
En tanto, fuentes allegadas a la familia del chico herido dejaron trascender que se recupera en su casa de las heridas recibidas y que su estado de salud es bueno, sin riesgos de consecuencias mayores. Ayer, las redes sociales se hicieron eco de la noticia y hubo gran repercusión, sobre todo entre los adolescentes.

Compartir