Un mendocino de 20 años presentó en Estados Unidos un robot que diseñó para la NASA

Marcos Bruno, un joven estudiante de Ingeniería Mecatrónica de la UNCuyo (Universidad Nacional de Cuyo), fue invitado a Utah, a una entidad asociada a la NASA, donde llevó un robot que puede instalar instrumental y trasladar cargas livianas en Marte.
“La experiencia fue una locura, cuando uno vuelve y ve cómo son las cosas allá, y lo fácil que realmente es cumplir lo que sea, uno vuelve con la cabeza dada vuelta y se siente capaz de hacer cualquier cosa”, dijo a Télam Bruno, estudiante de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo), quien diseñó el aparato junto con su amigo Gabriel Caballero.
Entre “hacer algo y no hacerlo el único limitante es nuestra cabeza, cualquiera puede hacer lo que quiera y me encantaría que todo el mundo tuviera ganas de hacer estas cosas, porque realmente todo es posible, no hay que ser ningún genio, simplemente es esfuerzo y ganas”, afirmó.
Bruno contó que en agosto de 2015 The Mars Society lanzó la convocatoria y en diciembre aprobó el diseño.
“Estaban interesados en buscar algún robot que pueda instalar instrumental y habían desarrollado también un GPS. Creo que justo todo conspiró para que eligieran mi trabajo, porque ellos estaban trabajando en algo muy similar y por eso les llamó la atención la propuesta”, detalló.

Investigación.
A Bruno lo llamaron para hacer la investigación durante las dos primeras semanas de mayo en la Mars Desert Research Station Investigación (MDRF), una entidad asociada a la NASA, pero dijo que se tomó “un mes entero porque tenía otra cita en la Universidad de Stanford”, donde formó parte “de otra investigación de micro ingeniería: un microscopio de sólo un dólar, lo que permitirá democratizar a la ciencia”, señaló.
“Tengo 20 años, creo que esto fue un paso muy grande para mí, tanto en lo personal como profesional, y espero que me abra muchas puertas”, porque “en el campo profesional me quiero desempeñar en la robótica. Tengo muchas cosas en mente, soy de esas personas inquietas, me gustaría vivir 500 años para estudiar 300 y desarrollar mil cosas”, manifestó entusiasmado.
La UNCuyo detalló que el dispositivo, cuya misión es colocar un GPS en Marte, es del tipo rover, tiene cuatro ruedas, una especie de grúa y un motor que permite instalar instrumental y hacer girar un tornillo. También tiene una cámara que se puede accionar desde el celular y un router wi-fi que posibilita la comunicación con una computadora.

Robot.
En la base de Utah, que simula las características de Marte, Bruno probó su robot y tuvo que enfrentar y solucionar los problemas técnicos del día a día, con buenos resultados, por lo que su investigación estará en un escrito académico que publicará The Mars Society dentro de unos tres meses, y se estima que la llegada del hombre al planeta rojo sucederá en unos 14 años, si los avances científicos continúan.
Bruno vive en la zona de Vistalba, en Luján de Cuyo, fue al colegio secundario Las Candelas y aseguró que no tuvo problemas con el idioma en Estados Unidos.
“La verdad, en el colegio nos mataban con el inglés y a mí siempre me encantaron los idiomas; además no sabía bien cómo bajar los subtítulos para las películas, así que me tuve que bancar verlas como venían, lo que me sirvió para aprender más idioma. En definitiva, la sufrí, pero tuvo sus frutos”, dijo el joven estudiante. (Télam)

Compartir