Un palestino se convirtió en el abogado con más experiencia del mundo

El abogado palestino Fuad Shehadeh, de 91 años, se convirtió en el letrado con más experiencia laboral con 66 años y 187 días, desde que se recibió en 1949 y forma parte del famoso Guinness World Records.
“Estoy feliz de haber conseguido esta nominación”, señaló emocionado Shehadeh y agradeció el apoyo de sus colegas y familiares sin los que, asegura, no hubiera sino posible el reconocimiento.
El hombre, que vive en el barrio Masyun, uno de los más elegantes de Ramala, guarda en su hogar cientos de libros, décadas de experiencias e innumerables anécdotas.
“Tuvimos que demostrar que nunca dejó de trabajar por un periodo largo de tiempo”, explicó su hijo Nadim, también abogado y que ayudó a documentar todos los casos en los que había participado año tras año para presentárselos a la comisión del conocido anteriormente como Libro Guinness de los Récords.
Shehadeh continúa activo en su profesión a pesar de tener algunos problemas de salud y complicaciones médicas que le dificultan la movilidad y le provocaron la pérdida total de la visión hace poco tiempo.
El hombre recibió una formación internacional en la Escuela Anglicana de San Jorge, en Jerusalén, y luego en la Universidad Americana de Beirut, hasta que regresó a la ciudad santa para recibir su título de abogado en el Instituto de Leyes, consignó un despacho de la agencia EFE.
En 1949, cuando se graduó, Palestina acababa de dejar de estar bajo el Mandato Británico y era escindida para alojar en buena parte de su territorio al recién nacido Estado de Israel (1948).
“Hubo muchos cambios en la ley desde el pasado”, recordó el experimentado abogado, que presenció desde el palco del Derecho la historia mundial reciente.
Sobre el sistema legislativo de Oriente Medio, Shehadeh señaló que “las normas cambiaron en el último siglo, empezando con las de los turcos, después de los británicos, del reino de Jordania, la ley israelí y finalmente, con el desarrollo de una legislación palestina bajo la figura del actual presidente del Gobierno palestino, Mahmud Abás, lo que llamamos ‘la decisión de ley’ ”.

“Especialización”.
Su padre era un abogado de las cortes de las autoridades británicas que controlaron Palestina al fin del Imperio Otomano y su hermano Aziz es cofundador de la firma A. F. & R. Shehadeh, en la que ambos trabajan y emplean a quince personas, entre ellos, a dos de sus hijos, Nadim y Karim, y a su sobrino Raya, un reconocido letrado y fundador de la ONG de derechos humanos Al Haq y ex asesor legal de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), puesto al que renunció durante las negociaciones de paz con Israel en Madrid en 1991.
El abogado tuvo en sus manos casos vinculados al extenso conflicto entre palestinos e israelíes, tanto en Ramalá como en Ammán (Jordania), donde vivió un tiempo para recuperarse del ataque contra el coche en el que viajaba por una carretera prohibida para los palestinos, en el que murió un amigo suyo.
“Me he especializado como abogado en temas mercantiles y derechos sobre la tierra”, afirmó.
En este sentido, recordó uno de los procesos más conocidos en los que se vio envuelto su estudio, que protestó la resolución del recién creado gobierno israelí en 1948 de congelar todo el dinero árabe de dos bancos que habían operado en la zona hasta ese momento.
“La decisión no era legal por lo que presentamos el asunto ante el Tribunal Supremo para desvincular las limitaciones del dinero árabe que había sido inmovilizado en dichas entidades. Ganamos el caso y la decisión aún está archivada en sus expedientes”, explicó.
Por el momento, Shehadeh no tiene ninguna intención de retirarse y, a pesar de su edad, rehuye de ser un jubilado con un espíritu más ambicioso que el de muchos recién licenciados. (Télam)