Un pampeano trabajando en la Antártida

(General Pico) – Es piquense y vive la experiencia de residir un año en la Antártida para prestar servicios como personal del Servicio Meteorológico en el extremo sur del mundo. Con temperaturas de 27 grados bajo cero, y resguardados de las tormentas de nieve, este pampeano forma parte de un equipo de trabajo que realiza mediciones en ese ambiente gélido.
Sergio Morán dejó General Pico, y su labor diaria en la estación del Servicio Meteorológico de esta ciudad, en enero de este año. El día 7 de ese mes comenzó la travesía desde Buenos Aires para llegar a la Antártida. Tras 20 jornadas de viaje, en avión y en barco, pasó por el sur argentino, visitó una base chilena, y conoció otras bases argentinas hasta llegar el 27 de enero a su destino en Orcadas como jefe de la estación meteorológica.
La Argentina tiene seis bases en la Antártida, además de Orcadas están: Marambio, Esperanza, San Martín, Belgrano II y Carlini (antes llamada Jubany). En el 2015 comenzó la selección con 100 aspirantes del Servicio Meteorológico Nacional para cubrir las 13 vacantes disponibles. Para la segunda etapa pasaron 35 postulantes y luego se definió por el grupo que integra Morán junto a otros 12 argentinos.
Los elegidos pasaron por una selección exhaustiva. Debieron aprobar los exámenes psicofísicos y tuvieron audiencias ante una junta de evaluación. E incluso, Morán debió operarse del apéndice antes de partir porque ese es uno de los requisitos, como medida preventiva para evitar problemas de salud estando en un lugar tan inhóspito. Además, realizaron capacitaciones relacionadas con las mediciones en Antártida porque el cifrado que se utiliza, la forma de volcar los datos, no es el mismo que en La Pampa.
Hay otro tipo de preparación que pasa por lo personal. Morán aseguró que vivir esa experiencia es “un sueño que tenía que cumplir”. Ese deseo es parte del impulso que se necesita para afrontar meses dentro de la base. Porque si bien hay compañeros, en Orcadas son 16 personas entre los integrantes del Servicio Meteorológico, 11 hombres de las Fuerzas Armadas y dos representantes de la Dirección Nacional Antártica, la soledad forma parte de cada día.
_web antártida vista base
_web antartida2
Para no estar aislados una herramienta importante es el acceso a Internet, una forma de comunicación que incluso permitió hacer esta entrevista. La web permite tener noticias de sus amigos y familias, estar conectados con sus lugares de origen y tener una oportunidad de entretenimiento para los momentos de descanso. Incluso, hay un seguimiento psicológico de quienes residen en cada base, con profesionales que desde Buenos Aires asisten al equipo.
Tormentas de nieve.
Con unas pocas horas de sol, que se presentan solo en dos o tres días por mes, el frío reina en todo el territorio. Los días de nieve, contó Morán, llegaron con tormentas a fines de mayo y en junio las nevadas fueron constantes. La temperatura mínima llega a los 27 grados bajo cero, pero la sensación térmica ronda los 45 grados bajo cero. No hay posibilidad de salir al exterior, y las visitas de barcos quedaron eliminadas luego de febrero cuando se congelaron las bahías, recién podrá haber nuevos arribos a partir de noviembre.
En la base Orcadas hay muchas cosas por hacer dentro de la rutina establecida. Ese asentamiento cuenta con una casa principal donde reside el jefe de base y el resto del equipo tiene ahí sus habitaciones, también está la oficina meteorológica, la radio, la enfermería, la sala de estar y el comedor. Dentro del predio hay galpones, se cuenta con una casa de emergencia, un espacio destinado al geomagnetismo que permite detectar las tormentas solares, también un área de ferretería y el laboratorio destinado a investigación de los biólogos. Otra infraestructura fundamental son los generadores, que proveen energía a toda la instalación.
Allí trabaja Morán junto a sus compañeros, con turnos de 12 horas de 7 a 19 y de 19 a 7. Se llevan a cabo las tareas de medición y registro de datos pero también se suman otras tares de limpieza, descongelado de agua para la reserva líquida, e incuso la selección de basura para separar residuos orgánicos de inorgánicos porque el cuidado del medioambiente es una de las consignas.
Ahora Morán está casi a la mitad de su experiencia, y la fecha de regreso especulada es para marzo del 2017.