Un poema y una chaucha de caldén

Estudiantes del colegio Santa María de las Pampas presentaron en la Feria del Libro un trabajo para visibilizar el reclamo pampeano por el río. “Mucha gente no tenía ni idea sobre el conflicto”, aseguró Juliana.

Un poema, una chaucha y un chupetín. El regalo con forma de souvenir era el anzuelo para que algunos de los miles que deambulaban por los interminables pasillos de la Feria se acercaran a pescar algo de información sobre un lugar en el que, justamente lo que no hay es… agua.
En la 43° Feria Internacio-nal del Libro, la provincia de La Pampa tuvo su stand. Allí un grupo de adolescentes presentó su propuesta y conocimientos sobre la problemática que los pampeanos quieren difundir para terminar con un despojo histórico, el de un río que “tiene nostalgias, el cauce donde mojaba sus pies, tiene tristeza profunda donde quedó su niñez”.
“Nuestro proyecto se llama ‘Nostalgias del Atuel’. En el colegio se hizo un concurso acerca del río y el conflicto y el premio era el viaje. Participamos alumnos de 5to. y 6to. año y quedamos elegidos para viajar a la Feria y presentarlo al público. La verdad que fue una experiencia muy positiva en todo sentido”, resaltó Eric Assel (19), uno de los integrantes del grupo del colegio Santa María de las Pampas que estuvo en el encuentro desarrollado en el predio de la Rural de Palermo, en la Capital Federal.
“Salíamos por la Feria a invitar a la gente y le dábamos una bolsita con un poema, una chaucha de caldén y un chupetín, que lo elegimos como una forma de generar simpatía. Los que se acercaban al stand escuchaban el proyecto y hacían preguntas. Mucha gente nos decía que no sabía nada del Atuel y el conflicto con Mendoza”, explicó Juliana Villegas (16).
“Algunos no sabían ni cuál es la capital de La Pampa, así que mucho menos del conflicto por el río, por eso está bueno difundir y visibilizar la problemática que históricamente sufre el oeste pampeano”, agregó Jonatan Viñas (17), otro de los chicos que viajó junto a Alejandro Lezcano (17), Sira Avendaño (17) y Joel Scheffer (21) además de dos docentes del colegio y de la Coordinadora Patricia Bailoff, referente provincial del Plan de Lectura y Escritura del Ministerio de Educación de la Provincia.
El poema “Baldomero – Nostalgias del Atuel” fue escrito por Aldo Giménez, el portero del colegio que es descendiente de ranqueles y que también escribe zambas y cuentos infantiles; un personaje entrañable que se gana el cariño de todos los alumnos.
“El poema es muy lindo y mucha gente grande nos decía que le gustaba. Esa fue una buena forma de generarles interés por el tema del río”, apuntó Sira sobre una experiencia que también involucró a alumnos de 4to. y 5to, grado de la escuela primaria Nº 159 de Carro Quemado con el proyecto “Y el río sonó”.
“En el colegio hace varios años que se trabaja sobre la problemática hídrica de nuestra provincia y en ese marco vinieron distintos especialistas para brindar conferencias y charlas. También hicimos viajes a Casa de Piedra y Lihué Calel”, contó el director del Santa María, Adolfo Molas. Además, está previsto un próximo viaje al oeste de la provincia con el objetivo de profundizar el proyecto presentado en la Feria.
“Hoy en Santa Isabel viven 3 mil personas, pero tranquilamente podrían vivir 80 o 90 mil personas. Hubo un éxodo muy grande y la falta de agua no solo expulsó a la gente sino que no permitió ningún crecimiento, como sí sucedió con el sur de Mendoza, donde el Atuel corre normalmente”, indicó Eric sobre una de las localidades más afectadas por la “nostalgia” del río. “Hace un tiempo estuve en la zona y pude ver cómo está todo seco”, agregó.
El viaje al evento literario también incluyó recorridos por diferentes lugares de la geografía e historia porteñas, un impacto sobre todo para algunos de los adolescentes que nunca habían visitado la ciudad. “Fuimos a la Casa Rosada, a La Boca, al Obelisco, estuvimos en Puerto Madero. Es impresionante el movimiento, te llama la atención el tránsito y lo cerrado que es todo hacia arriba por la cantidad de edificios. Uno está acostumbrado a andar por el barrio, que es un cielo bien abierto, nada que ver”, describió Alejandro.
¿Y qué les pareció la Feria del Libro?
“Estuvo buenísimo, no se puede creer que sea tan grande, con tantos stands, tantos libros. Hay muchas actividades todo el tiempo y un montón de gente durante todo el día. Lo re disfrutamos”, aseguró Sira. “Y lo bueno es que entre todo eso uno pueda difundir lo que pasa con nuestro río, porque mucha gente recién supo algo cuando se acercó al stand de La Pampa para escuchar lo que nosotros le decíamos”, añadió Eric.
Durante más de dos semanas pasaron más de 1,2 millones de visitantes por la Feria. En ese mar de gente, los chicos y chicas del Santa María buscaron darle luz a un reclamo legítimo, que necesita de una caja de resonancia para hacerse conocido fuera de la provincia. “Varios nos dijeron que se habla poco de La Pampa, que no se conoce, así que tener presencia a través del problema del Atuel es algo que suma”, dijo Juliana. “Y que ojalá sirva para lo que todo queremos: que el agua vuelva a correr”, se sumó Eric. Y para que el agua del río deje de ser solo “nostalgias”.