Un policía se disparó con su arma y murió en el hospital

EN EL BAÑO DE LA DELEGACION, EN PLENO CENTRO

Un efectivo fue encontrado ayer con un herida de bala en su cabeza en el baño de la delegación de la policía Federal ubicada en la esquina de Pellegrini y Juan B. Justo. Según confiaron fuentes de la fuerza a LA ARENA, los seis policías que estaban presentes en la dependencia escucharon el disparo pasadas las 15. Cuando ingresaron el baño, el hombre, de 56 años y casi treinta de servicio, estaba solo y yacía en el suelo con la cabeza sangrante.
Al lado de su cuerpo estaba el arma reglamentaria, una pistola 9 milímetros. De inmediato y ante la gravedad del cuadro, el efectivo fue trasladado al Hospital Lucio Molas adonde le practicaron una intervención de urgencia. El esfuerzo de los médicos fue en vano, antes de las 17 el uniformado falleció.
La fiscal Adriana Zapico es la encargada de investigar el hecho por haberse producido en una dependencia federal. A priori -agregaron las fuentes consultadas por este diario- el efectivo se habría disparado en la sien. Pero ¿Cuáles fueron los motivos que lo habrían llevado a tomar semejante decisión?
“El compañero era una persona muy reservada. Eso se está investigando y no podemos decir mucho más. Antes de ingresar al baño no hizo ni dijo nada que pudiera haber anticipado la decisión”, dijo una fuente de la delegación santarroseña de la PFA.
Otras fuentes señalaron a un cronista de este diario que hace muy poco tiempo el efectivo fue cambiado de lugar de trabajo y que no estaba conforme sus nuevas tareas. “Seguramente con el paso de los días, habrá más información”, agregaron desde la Federal.
Ayer por la tarde, el médico forense Juan Carlos Toulouse le practicaba la autopsia al cuerpo del policía que -según confirmaron las fuentes- “tenía orificio de entrada y salida en la cabeza”.

Tasa.
En el caso de que los investigadores confirmen que el efectivo se disparó, el fallecimiento pasaría a integrar la larga lista de pampeanos que este año se quitaron la vida. Días atrás, el ministro de Seguridad, Juan Carlos Tierno, señaló que en lo que va del año “se han producido 27 suicidios en la provincia” y que casi el 30 por ciento de esas muertes “fueron de adolescentes”.
Los datos comparativos aportados por el ministro indican que la tasa del año 2016 en La Pampa fue mucho peor: 35 personas se quitaron la vida, un promedio de un suicidio cada diez días. El 80% fueron personas de sexo masculino mientras que el 54,2% fue cometido mediante el uso de armas de fuego.