Un policía y dos ladrones muertos en un intento de robo en un supermercado

Un oficial de la Policía Metropolitana fue asesinado de un balazo en la cabeza cuando resistió a los tiros un robo a un supermercado chino en la localidad bonaerense de Longchamps, donde mató a los dos asaltantes.
El policía asesinado fue identificado como Daniel Molero (47), un oficial inspector que prestaba servicios en la División Materiales y Bienes de la fuerza metropolitana y al momento del hecho se hallaba de franco y vestido de civil junto a su hija realizando compras.
Según las fuentes policiales, el hecho ocurrió ayer por la noche en un supermercado chino ubicado en la avenida Hipólito Yrigoyen y la calle Roger, en esa localidad del partido de Almirante Brown, en el sur del conurbano bonaerense.
De acuerdo a lo que quedó registrado en las cámaras de seguridad del local, dos delincuentes armados ingresaron a robar y uno de ellos tomó como escudo humano a un circunstancial cliente, mientras el otro se acercó a la línea de cajas para robar el dinero.
Sin embargo, dentro del supermercado había un efectivo de la Policía Metropolitana junto a su hija realizando unas compras que decidió intervenir para evitar el robo y extrajo su arma reglamentaria.
En las filmaciones se observa el momento en el que los delincuentes salen corriendo a los tiros, y son perseguidos por el policía.
Fuentes de la investigación dijeron que los dos delincuentes recibieron heridas de bala, a pesar de lo cual lograron salir del local y ascender a una camioneta Citroën Berlingo que estaba detenida en la puerta del lugar, donde finalmente fallecieron.
En tanto, el oficial logró llegar hasta la puerta y allí recibió un balazo en la frente disparado por alguno de los delincuentes antes de morir.
El policía fue auxiliado por los otros clientes y encargados del supermercado asaltado, que llamaron al 911 y a una ambulancia, por lo que fue trasladado de urgencia al Hospital Lucio Meléndez, donde finalmente falleció.

Investigación.
En la puerta del supermercado, los policías de la comisaría séptima de Almirante Brown secuestraron una pistola calibre 9 milímetros marca Bersa, que pertenecía al policía asesinado, y un revólver calibre 32 de uno de los delincuentes, como así también el dinero que los ladrones acababan de robar del local.
Además, se secuestró la camioneta Berlingo, la cual tenía una patente que correspondía a un Peugeot 504, y que había sido robada el 13 de agosto en la localidad de Glew.
Según los investigadores, ambos delincuentes son mayores de edad y por el momento solo pudo ser identificado uno de ellos, Maximiliano Díaz, ya que el otro no poseía documentos.
El hecho es investigado por personal de la comisaría séptima de Almirante Brown y por un fiscal de turno del Departamento Judicial de Lomas de Zamora. (Télam)