Cómo es el huracán “Nicole”

El ojo del “extremadamente peligroso” huracán Nicole, con vientos de 195 kilómetros por hora estaba sobre las islas Bermudas, en pleno océano Atlántico, donde espera un importante aumento del nivel de las aguas. “El ojo de Nicole está pasando sobre las Bermudas”, dijo el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos.
Nicole, de categoría tres en una escala de cinco, ostenta “vientos máximos sostenidos de 195 kilómetros por hora con rachas más fuertes”, y se espera un “debilitamiento en el próximo par de días”.
El ministro de Seguridad nacional de Bermudas, Jeffrey Baron, dijo a la AFP que el archipiélago tiene una larga historia de atravesar importantes tormentas y huracanes. “Somos una población muy fuerte y cuando nos enfrentamos a una tormenta importante, nos unimos frente a la adversidad. Estamos muy orgullosos de eso”, dijo.
El archipiélago de las Bermudas es regularmente golpeado por huracanes, cuya temporada este año es particularmente activa. Se espera que el huracán se aleje de las islas en la tarde de este jueves, aunque los meteorólogos advirtieron que azotará fuertes vientos de huracán durante su salida.
El ciclón, que bajó a categoría tres en una escala de cinco, deberá debilitarse progresivamente pero seguirá siendo una tormenta “importante” y “extremadamente peligrosa”.
Bermudas debe esperar mareas peligrosas que elevarán entre 2 y 2.5 metros el nivel de las aguas, junto con “grandes olas destructivas” y precipitaciones de entre 100 y 200 milímetros, dijo el NHC en su boletín anterior, advirtiendo que Nicole también podría producir tornados.
Las autoridades de Bermudas, que ya el miércoles era objeto de fuertes precipitaciones y vientos, cerraron los centros de estudio y las oficinas gubernamentales, en tanto las aerolíneas cancelaron los vuelos. “Creo que en términos generales estamos preparados”, había dicho el primer ministro Michael Dunkley, citado por los medios locales. “Ahora solo nos resta esperar y rezar para lo mejor”, añadió.
El pasaje del huracán Matthew por el Caribe y Estados Unidos la semana pasada fue devastador. En Haití, al menos 473 personas murieron y 175.000 resultaron afectadas por el meteoro.

Compartir