Un tobogán de vidrio a 300 metros de altura

El US Bank Tower es tal vez el edificio de Los Angeles más reconocido en todo el mundo, ícono en la ciudad desde hace algunos años.
Semanas atrás entró en remodelaciones y al inaugurar los cambios, llegó la sorpresa: junto con otras modificaciones menos llamativas, apareció como atracción extra un tobogán de vidrio suspendido a 300 metros de altura.
Lo llaman el ‘Skyslide’, que se asoma desde el piso 70 y ofrece una vista imponente de la ciudad y que al deslizarse le agrega a la experiencia velocidad y adrenalina.
Sólo para valientes: el vidrio de 10 centímetros separa al curioso y entusiasta visitante de un precipicio de casi 300 metros.

Tobogán

Compartir