Una achense participó de un intercambio científico en Rusia

EXPUSO INVESTIGACION SOBRE CRUSTACEOS BENTONICOS DEL INIDEP

Andrea Mauna, ingeniera en Recursos Naturales y Medio Ambiente, vivió una experiencia única. A fines de mayo viajó a Rusia junto a su compañera Carla Firpo, donde participaron de un importante intercambio con científicos.
Desde Mar del Plata, donde reside hace años, después de haber seguido su pasión por el medio marino, la ingeniera Andrea Cecilia Mauna habló con este diario. A sus 36 años, Mauna confesó estar viviendo una hermosa actualidad. Atrás quedaron sus pasos por la Universidad Nacional de La Pampa, en la capital pampeana, donde se formó profesionalmente.
Se recibió en 2003 con la tesis sobre biología de las ostras en Las Grutas, al sur del país. Lo que representó su primer contacto con la biología marina. Desde entonces, supo en su interior que su futuro estaba lejos del territorio pampeano, en un lugar donde haya costa.
Así fue que por intermedio de su director de tesis, el arqueólogo Silvio Casadío, recaló en el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (Inidep), en la costa marplatense. Sus primeras tareas, ya en 2004, consistieron en la estandarización de la base de datos referidos a la pesquería de vieiras.
Lejos de sus pagos, General Acha, la ciudad que la albergó hasta la finalización de los estudios secundarios, que cumplió en la Escuela Normal Superior, Cecilia Mauna avanza en su carrera profesional. Camino, que disfruta mucho, porque es consciente que está haciendo realidad su sueño. Aquél que supo tener desde muy pequeña, cuando en su casa veía por televisión documentales de Jacques-Yves Cousteau, que a pesar de su corta edad le fascinaron e interesaron por completo.

Beca del Conicet.
Relató que poco después llegó otra experiencia muy enriquecedora. El inicio de un doctorado en Biología, a través de una beca otorgada por el CONICET, que fue la primera que se cofinanciaba. “Si bien no terminé el doctorado, durante esos cuatro años trabajé muchísimo e hice publicaciones en revistas científicas internacionales”, aseguró.
Ahora la achense trabaja en la pesquería de centolla, y en el marco de la investigación que hace sobre esa especie de crustáceo marino, fue que surgió el viaje a Rusia. “La verdad que fue algo bastante inesperado, totalmente bien recibido, y la oportunidad de conocer a científicos rusos. País, donde se trabaja con seis especies de centollas diferentes, y que poseen una experiencia de hace más de cien años”, sostuvo, al mismo tiempo que destacó el financiamiento del viaje por parte de una de las empresas porque de lo contrario hubiese sido imposible concretarlo.
Por esa razón afirmó que se trató de una experiencia única. “Se aprovechó mucho el viaje, porque tienen muchas investigaciones, por lo que fue sumamente productivo. Fuimos muy bien recibidos, la gente nos trató muy bien, fueron muy cordiales”.

Convenio.
A partir del intercambio hecho con científicos de Rusia, surgió la posibilidad de la firma de un convenio interinstitucional entre el Inidep y el Instituto Pesquero de ese país, que despierta muy buenas expectativas laborales.
Adelantó que en breve visitará Argentina, un científico ruso que trabajará con el equipo que ella integra. “Están dadas las condiciones para que este intercambio siga adelante”, agregó. Informó que el objetivo es iniciar con un trabajo sobre repoblamiento de centolla. Se trata de un área temática que recién empieza, al menos en Argentina. “Consiste en saber cómo son los acuarios, todas las medidas que hay que tomar para hacer el repoblamiento. Es una tarea ardua y muy importante, ya que lleva muchos años para obtener una centolla de tamaño interesante para después liberarla al mar”.
Mauna explicó que lo que hace en el marco del Subprograma de Crustáceos Bentónicos, principalmente es la marcación de centollas. “Lo que hacemos es marcar a los individuos con un precinto, que sería una marca temporal que se saldrá cuando la centolla mude. Además, como última experiencia, incorporamos otra marca que queda fija, es decir, cuando la centolla mude y crezca, permitirá saber las medidas de cuánto creció”.

Trabajo y datos.
Según la achense eso es muy importante porque posibilitará establecer hacia dónde va la centolla, cuánto puede recorrer, y si existen migraciones. Implica, a su vez, saber si hay mezcla de diferentes stocks, de distintas zonas de concentración, si prefieren irse a más profundidades en algunas épocas o no. “Son muchos datos que aportan, y recién ahora estamos obteniendo sus resultados porque hace poco que empezaron este tipo de experiencias”, manifestó.
Asimismo desde el Inidep se realizan actividades relacionadas al manejo de la pesquería. Se asesora al Consejo Federal Pesquero, organismo que legisla sobre cuestiones pesqueras. “En este caso puntual, se analizan datos sobre pesquería de centollas, así que hacemos informes y recomendaciones para el manejo sustentable del recurso de la especie”.
Por último recordó que en 2016 se embarcó por unos 31 días, en la prospección de centolla. “Fue mi primera vez para el estudio de esta especie marina, pero este tipo de actividades son necesarias para mi profesión, porque nos da una noción real de todo lo que pasa en el medio marino”, remarcó.

El viaje a Moscú.
Las investigadoras del Inidep Carla Firpo y Cecilia Mauna expusieron en Moscú, sobre el trabajo realizado en el marco del Subprograma Pesquerías de Crustáceos Bentónicos que se implementa en Argentina. El objetivo fue generar los primeros vínculos entre científicos de ambos países especializados en pesquerías.
Visitaron la empresa pesquera Antey (una de las más importantes en Rusia), y su planta de procesamiento, especializada en especies de centollas y peces. Se mantuvo una reunión con directivos de esa empresa, que está vinculada con Crustáceos del Sur, que pesca centolla en Argentina. Expresaron su interés en colaborar con las investigaciones que se realizan en el Inidep.
Luego recorrieron la sede central del Instituto Federal de Investigación Pesquera en Rusia (Vniro), donde se reunieron con investigadores que trabajan en pesquerías y acuicultura de crustáceos.
El instituto es responsable de las investigaciones pesqueras en ese país, y asesora al Estado en las medidas de manejo. Durante la reunión se trataron principalmente temas vinculados a las metodologías y problemáticas referidas a la evaluación de stock de crustáceos y la implementación de su reproducción artificial. Y se acordó la necesidad de desarrollar una colaboración bilateral entre los institutos haciendo foco en estos tópicos. La idea es lograr una mayor eficiencia en el uso racional de los crustáceos bentónicos como recurso pesquero.