Una beba rechazada por su madre y su abuela ya tiene una familia que la quiere

Una niña de cinco meses sin padre conocido, que había sido rechazada por su madre y abuela, fue dada en adopción en el marco de un trámite sumario previsto en el nuevo Código Civil y Comercial, y vive con su nueva familia.
La jueza de familia de San Isidro Mónica Urbancic de Baxter resolvió la adopción de la menor de edad al determinar que no existía “un ámbito biológico de adultos responsables a fin de asegurar el sostén de la niña, de cinco meses de edad y en pleno y constante desarrollo”.
El fallo sostuvo que “desde el día del nacimiento su madre manifestó que no quería cuidarla ni criarla y el padre no pudo ser identificado” y en ese contexto determinó que era necesario “resolver la situación sin dilatar los tiempos de espera”.
“La progenitora solicitó delegar en la figura de la adopción su responsabilidad de maternaje”, manifestó la magistrada, y afirmó que “ello lleva a la decisión imperiosa de que cuente con aquellos lazos sólidos donde poder estructurar su formación, con un régimen de vida estable”.
En ese sentido, destacó la importancia de que la menor de edad se encuentre “en una familia que cumpla adecuadamente las funciones nutricias necesarias, educación y socialización primaria, derechos estos esenciales e inviolables”.
El fallo adoptó la figura de la “adoptabilidad”, incorporada a la reciente reforma del Código Civil y Comercial de la Nación.
Ese concepto se aplica cuando “las medidas excepcionales tendientes a que el niño, niña o adolescente permanezca en su familia de origen o ampliada, no han dado resultado en un plazo máximo de 180 días”.
Vencido ese plazo, el organismo administrativo de protección de derechos del niño, niña o adolescente que tomó la decisión debe dictaminar en forma inmediata sobre la situación de adoptabilidad, debe resolver dentro del plazo de 24 horas.
“La mayor dilación en los procedimientos, independientemente de cualquier decisión sobre la determinación de sus derechos, podía determinar el carácter irreversible o irremediable de la situación de hecho y resultar perjudicial para los intereses de los niños involucrados”, resolvió la magistrada, según consignó el sitio especializado en jurisprudencia Eldial.com.
La niña nació el 23 de enero de 2016, cuando su madre y su abuela concurrieron por la noche a un centro de atención sanitaria primaria “por un fuerte dolor de estómago”, que la mujer más joven, de 21 años, dijo padecer.
“Durante la espera la joven y su madre se dirigieron al baño de la antesala de atención, lugar donde se produjo un parto espontáneo y fue asistida de manera inmediata. Se constató el nacimiento de una niña, que fue trasladada al sector de neonatología. La madre desde un primer momento se negó a amantarla o querer estar con su hija”, expresó el fallo.
La madre biológica, dijo el fallo, reiteró “su intención de no poder hacerse cargo del cuidado y crianza de su hija, y querer darla en adopción. Postura que sostuvo y reafirmó a lo largo de las distintas entrevistas. Expuso no poder aportar dato respecto del progenitor de la niña al desconocer las circunstancias en las que quedó embarazada”.
“La abuela materna fue entrevistada en idéntico marco, manifestando su expresa negativa a responsabilizarse del cuidado de su nieta”, sostuvo el texto, por lo que la niña quedó en situación de desamparo y presta para la adoptabilidad, según la nueva normativa.
Durante el lapso inmediatamente posterior al nacimiento el juzgado “cursó innumerables notificaciones a fin de mantener una entrevista con la progenitora de la niña, tanto como en relación a la notificación de la legalización de la medida de abrigo dispuesta en las presentes actuaciones”, pero la madre no respondió ni concurrió a esas citaciones. (DyN)

Compartir