Una empresa argentina exportará la vacuna contra la tristeza bovina

Una empresa chaqueña exportará a la India la vacuna contra la llamada Tristeza Bovina en colaboración con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), y con posibilidades de colocar el producto en otros países de Asia y en África.
El director general de la empresa Litoral Biológicos SRL, Manuel García Solá, anunció este miércoles la exportación de 100 mil dosis de Vacuna Bío Jajá, preventiva de la Tristeza Bovina, con destino a Hyderabad, estado de Telangana, de la India.
El empresario viajó a Hyderabad junto al presidente del INTA, Amadeo Nicora, y el director nacional de Vinculación Tecnológica del organismo, Adolfo Cerioni. para firmar el memorando de entendimiento que habilitó la operatoria.
A través de esta instrumento, el INTA tendrá la responsabilidad de desarrollar métodos de diagnóstico de la Tristeza Bovina junto con el Instituto de Investigaciones Veterinarias de India y la empresa india compradora de las vacunas.

García Solá destacó la colaboración de la Embajada Argentina en el país asiático, María Cristina Ueltschi, para concluir con éxito la operación comercial luego de varios meses de negociaciones. Al respecto, señaló que se prevé que el entendimiento concluya con la suscripción de un convenio entre Litoral Biológicos e Indian Inmunologicals Ltd para la fabricación de esa vacuna en India.”El propósito es abastecer a ese mercado que tiene el mayor stock bovino y bubalino del mundo con más de 300 millones de cabezas y, desde allí exportar el invento argentino a Lejano Oriente y a África, países en los que tiene una fuerte presencia la empresa india”, señaló el empresario.
La llamada Tristeza Bovina es la forma común para denominar en Argentina al conjunto de enfermedades integrado por la babesiosis y la anaplasmosis que, pese a ser afecciones diferentes entre sí, poseen características comunes. Tanto las babesias como el anaplasma se desarrollan dentro de los glóbulos rojos de la sangre y producen su destrucción. Ambas se transmiten exclusivamente por la picadura de la garrapata común del bovino.
Los animales que padecen estas enfermedades sufren inapetencia; elevada temperatura corporal; anemia y debilidad; provocando una rápida caída de la producción láctea en vacas en lactación.