Una multitud de tristeza en la Plaza de la Revolución para homenajear a Castro

El memorial José Martí, en la habanera Plaza de la Revolución, recibió este lunes a una entristecida multitud que llenó el emblemático lugar en la primera de las dos jornadas previstas para homenajear la figura del comandante Fidel Castro, una presencia como nunca simbólica porque no estaba en la sala la urna con sus restos.
Con la guardia de honor de integrantes del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista y funcionarios del consejo de Estado del país, exactamente a las 9 se abrieron las puertas del memorial, para que entraran miles de cubanos con tristeza en sus rostros, emoción contenida y lágrimas.
Desde mañana, 21 salvas de artillería sonarán simultáneamente en La Habana y Santiago de Cuba hasta el domingo, para cuando se prevé que los restos de Castro sean inhumados en el cementerio Santa Ifigenia, después de desfilar por la isla desde el miércoles.
Desde el amanecer, una cola interminable rodeó el memorial José Martí, uno de los tres puntos de homenaje instalados, a donde llegaron ciudadanos de todas las edades, algunos con flores blancas en sus manos, otros con fotos del comandante y unos más con sus condecoraciones militares.
Los homenajes se repitieron en varias capitales, donde las respectivas embajadas cubanas se convirtieron en improvisados puntos de convergencia para quienes buscaron recordar la figura del líder de la Revolución. Varias de esas sedes diplomáticas abrieron libros de condolencias para que los ciudadanos pudieran expresarse por escrito. (Télam)

Compartir