“Una ofensiva para debilitarnos”

Los dos representantes gremiales del Sindicato de Trabajadores de la Salud Pampeana, Carlos Ortellado y Roberto de Martini, participaron de una conferencia donde expusieron las hipótesis que rodean las denuncias que recayeron sobre ellos, en los últimos días. Cuestionaron los motivos que dispararon tales afirmaciones y hasta especularon con la molestias que haya podido generar una jornada sobre agroquímicos, celebrada tiempo atrás.
La información fue suministrada desde la sede del gremio, ubicada en la calle Tierra del Fuego. Allí, se reunieron Ortellado; De Martini, la secretaria de Actas, Mirta Viola y demás trabajadores y afiliados.

“Una ofensiva”.
Inicialmente, Ortellado agradeció la presencia de los medios y si disculpó por no realizar declaraciones con anterioridad, porque se excusó de “no saber bien que había detrás de esto: nos parecía demasiado violento y virulento lo que estaba pasando y no alcanzábamos a entender lo que estaba sucediendo”.
Mencionó que “para una interna era demasiado grosa la cosa, teniendo en cuenta incluso, que esta gente que salía a hacer estas denuncias era gente que había avalado todo esto y ustedes se van a llevar pruebas; votó y afirmó con las palabras todo lo que hoy denuncian”, dijo mientras que se entregaron copias de las actas donde se reflejó la decisión de pagar un sueldo a Ortellado por su labor gremial. “Tanto Roberto como yo, que fuimos los que tomaron como cabeza visible para la agresión, para nosotros tiene un trasfondo distinto. Queríamos resaltar que nos llamaba mucho la atención la agresividad, y la violencia empleada, que nos llevaba a preguntarnos qué había en juego detrás de todo esto, no nos cerraba como interna nada más, y máxime teniendo en cuenta el poco acompañamiento que tiene esta gente respecto al resto de compañeros”, aseveró. Y cerró: “Nos dimos cuenta que en realidad, lo que hay detrás de todo esto es una ofensiva para limar, descalificar, destruir y debilitar nuestro sindicato; esto sentimos”.

Compartir