Una ordenanza que pone en riesgo el rol del BLP

“Los pampeanos debemos tener claro que la sustentabilidad del Banco de La Pampa como banca provincial tiene su eje en que actúe como agente financiero del Estado a todo nivel”, sostuvo ayer el director de la entidad, Carlos Pessi, al señalar la gravedad de la ordenanza sancionada por el Concejo Deliberante de Santa Rosa. La gravedad de la norma, dijo, es que pone en un plano de igualdad a una entidad provincial con un banco privado, algo que calificó como “un peligroso camino” que lleva a la privatización.
-Pessi, ¿cuál es su mirada en relación a la ordenanza recientemente sancionada por el Concejo Deliberante de Santa Rosa?
-La ordenanza de Santa Rosa pone de manifiesto la necesidad de discutir el concepto que la sociedad pampeana ha decidido para el modelo del BLP como Banca Provincial, porque si igualamos al Banco con los grandes bancos nacionales para las transacciones del Estado, terminaremos en un camino peligroso, que en el mediano plazo nos puede llevar directamente a discutir su privatización. Y esa tendencia a igualarlo viene acentuándose en los últimos años, no es algo nuevo ni empieza con esta ordenanza.
-¿A qué se refiere con la tendencia a igualar al Banco de La Pampa con los grandes bancos nacionales?
-En la última década el banco ha sufrido múltiples cambios derivados de exigencias crecientes por las normativas que regulan la actividad, por la competencia y también por su relación con el Estado, provincial y municipal. Si al Banco por un lado lo tratamos como un banco privado, queremos que compita, y por el otro le exigimos que haga cosas como un Banco Público, la contradicción es evidente y difícil de sostener.
-¿El centro del debate es si los pampeanos queremos un Banco provincial o no?
-Así es. Y qué hacemos entre todos para fortalecerlo y que nos sea útil, empezando por el propio Estado, en un mercado cada vez mas competitivo y con grandes bancos actuando en el negocio financiero. Estoy convencido de que contar con un Banco de estas características resulta una herramienta de suma importancia para nuestra provincia, y así lo ha demostrado muchas veces en la historia. Hemos debatido en distintos ámbitos públicos su carácter de banco de fomento, banca de desarrollo, sus funciones hacia los sectores productivos, etc, se han criticado aspectos de su funcionamiento, sus necesidades de mejora, pero siempre ha existido unanimidad en el concepto de mantenerlo como banca provincial.
-Por lo que usted dice, la ordenanza es solo un escalón más en un proceso que se viene acentuando desde hace años. ¿Qué hacer entonces ahora?
-Creo que esta situación debe servir para reflexionar sobre el rol del Banco y su relación con el Estado, debe resultar de un análisis integral que está pendiente, y eso se refleja en la ordenanza de Santa Rosa, que muestra lo que aún nos falta discutir y acordar al respecto. Pensemos incluso que hoy existen municipios que tienen a su personal cobrando sus sueldos en otros bancos, esto no es nuevo, con o sin ordenanzas, y existen otras muchas situaciones en el mismo sentido. El tema es mas profundo, se pone en juego el rol del Banco, y eso es incumbencia de todos.
“Quienes sostenemos el concepto del Banco de La Pampa como banca provincial, debemos ser conscientes de que en esta coyuntura se debe apostar al diálogo y en conjunto lograr revertir una tendencia negativa que se ha venido imponiendo en la relación entre el Banco y el Estado desde hace ya muchos años. Ese debe ser el desafío”, concluyó.