Una paloma de Botero por la paz

El pintor y escultor colombiano Fernando Botero manifestó su apoyo al proceso de reconciliación que vive Colombia al donar hoy la escultura “La paloma de la paz”, que fue develada por el presidente Juan Manuel Santos en la Casa de Nariño, sede del gobierno colombiano. 
Según informó hoy la agencia de noticias EFE, si bien Botero no pudo asistir al acto, envió un mensaje en el que expresó su respaldo a la firma de la paz que firmaran el lunes, en Cartagena, Santos y el jefe de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias “Timochenko”. 
“Con la escultura ‘La paloma de la paz’ me uno a este proceso transcendental de la paz en Colombia. Quise hacerle este regalo a mi país para expresar mi apoyo y mi solidaridad con este proceso que les brindará un futuro de esperanza e ilusión a todos los colombianos. ¡Enhorabuena por Colombia!”, señaló Botero en el mensaje que se leyó hoy en el acto. 
En ese marco, Santos expresó: “Le doy gracias al maestro Botero, tenemos ahora su paloma de la paz para siempre aquí en el Palacio de Nariño. Es una escultura que va a inspirar a millones de colombianos a decirle sí al fin de la guerra”. 
El presidente colombiano definió a Botero no solo como “un gran artista de talla mundial”, sino que dijo que es “un gran ser humano por su generosidad y compromiso con la paz, y un gran ejemplo para todos los colombianos”.

“Desde el inicio del proceso de paz he recibido sus voces de aliento, he sentido su solidaridad, han fortalecido mi corazón, mi mente y mi alma y la de todos los colombianos con su expresión, con su arte, y todo eso nos ha servido a todos para luchar sin descanso por este objetivo de ponerle fin a un conflicto de más de 50 años”, aseveró Santos. 
Santos invitó a los artistas de Colombia “a seguir enriqueciendo nuestra vida con sus obras, a seguir construyendo una sociedad mejor con su imaginación, y sobre todo, sembrando paz con la más hermosa y tal vez más poderosa de las herramientas, el arte y la cultura”. 
La obra descubierta hoy está hecha de bronce y tiene 70 centímetros de altura, representa una paloma blanca con el pico dorado, regordeta como todas las obras de Botero, y reposa sobre una base que mide un metro.
Se trata de una escultura que fue traída desde Italia y hará parte del patrimonio cultural de la Casa de Nariño, así como “Madre superiora”, una monja pintada en 1980 y obsequiada por el artista en agosto de 1982 al entonces presidente Belisario Betancur. (Télam)