Una pampeana, abanderada en la UBA

Florencia Maciel es una joven abogada santarroseña que el pasado viernes 17 de febrero fue distinguida como abanderada en la ceremonia de jura de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.
Sin dudas el momento más importante y esperado en la vida de un estudiante es el día de la recibida. Luego de transitar un largo camino, llega el final de una etapa llena de aprendizajes y en la que sólo se puede alcanzar el éxito a base de esfuerzo. De sacrificio. De pasar miles de horas frente a libros enormes con el objetivo de alcanzar un sueño. Florencia Maciel, como la mayoría de los jóvenes que buscan un futuro mejor en una carrera universitaria, tuvo que transitar por todo esto y dialogó con LA ARENA sobre su experiencia universitaria.
Florencia Maciel (25) es una joven santarroseña que el año pasado se recibió de abogada en la UBA y el viernes 17 de febrero fue distinguida como abanderada en la ceremonia de jura de la facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. La distinción tomó por sorpresa a Maciel, ya que cuando se anunció que estaba para la jura le manifestaron que iba a ser la abanderada de la colación debido a que tenía el mejor promedio (con humildad, mencionó que su promedio era de 9). La joven, además de haber cursado sus estudios, trabaja en un estudio como abogada penalista y estimó que en un futuro -quizá lejano- retorne a La Pampa para poder compartir más momentos con su familia.

Abanderada.
Consultada sobre cómo surgió su distinción en la ceremonia de jura recordó que “me enteré en el momento, yo no sabía nada de que iba a ser abanderada”, y explicó que “cuando llegué y me anuncié que estaba para la jura me dijeron ‘ah, sos la abanderada de la colación’, pero ¿Por qué?, ¿Qué tengo que hacer? -pregunté sorprendida ante la noticia- y me dijeron ‘tenés el mejor promedio'”.
“Todo fue una sorpresa”, expresó la joven abogada, que describió el acto de colación como una ceremonia “muy linda y emotiva”.
La familia de Florencia viajó desde Toay a Buenos Aires para poder estar presente en la colación. “Cuando te dicen que vas a llevar la bandera tenés que dejar todo, si tenés cartera la dejas, lo mismo el celular. Pero minutos antes de que comience la ceremonia pude enviarle un mensaje a mi familia para avisarles de la noticia”, explicó, para agregar que “ellos no lo podían creer, estaban súper contentos y yo recién los pude ver cuando concluyó la ceremonia”.

La previa.
Nació en Santa Rosa, su familia vive en Toay y en la capital pampeana cursó sus estudios primarios y secundarios en el colegio Domingo Savio. En el año 2010, Florencia comenzó a cursar el Ciclo Básico Común (CBC), y al año siguiente ingresó en la Facultad de Derecho. Quería ser abogada y luego orientarse en Derecho Penal. Finalmente, en julio del año 2016 se recibió. “Pero no fue fácil”, aseguró, ya que mientras cursaba la carrera trabajó en un estudio jurídico “durante unos tres años”. También estudió francés, y -como si fuese poco- tomaba clases de yoga o realizaba actividades deportivas “tranquilas”. Ya en el 2015 se dedicó por completo a terminar las materias que le quedaban de la carrera y una vez recibida pudo ingresar a un estudio jurídico dedicado a la orientación que ella eligió. “Ahora trabajo como abogada penalista y además estuve en una competencia de litigación penal representando a la facultad”, añadió.

Futuro.
A partir de marzo, la abogada va a ser ayudante de cátedra en una materia relacionada con derecho procesal penal, y tiene la idea de seguir en contacto con la facultad. “Probablemente haga un postgrado, y bueno continuar trabajando en el estudio donde estoy ahora, que me lleva por lo menos 10 horas del día”, manifestó.
Maciel no descarta un regreso a las tierras pampeanas. “Es una decisión difícil ahora”, sostuvo, y argumentó que “quizá me gustaría volver por mi familia, para estar cerca y tener ese contacto diario que perdí cuando me vine a estudiar a Buenos Aires”.
“De todas maneras, por el momento, me quiero quedar acá”, concluyó.

Compartir