Una pareja de jubilados fue brutalmente golpeada durante un asalto

Una pareja de ancianos jubilados fue brutalmente golpeada por dos delincuentes que entraron a robar en su casa de Lomas de Zamora, amenazaron con matar a la mujer y finalmente escaparon con 100.000 pesos y diversos objetos de valor, informaron este viernes fuentes policiales y las propias víctimas.
“Matala a la vieja que éste está reaccionando”, le dijo uno de los delincuentes al otro cuando el hombre de la pareja, de 80 años, intentó resistirse al robo mientras se encontraba reducido en una de las habitaciones al tiempo que su mujer estaba en otra.
El episodio se inició este jueves a la madrugada, cerca de las 2, cuando dos delincuentes jóvenes entraron a la casa situada en Parral 2030, entre Fournier y San Vicente, de Villa Rita, tras romper una reja que da a un patio trasero.
Una vez adentro, los asaltantes redujeron a Lila Arias de Díaz (68) y a su esposo, Damasio Díaz, a quienes llevaron a distintas habitaciones y golpearon salvajemente para que les dijeran dónde guardaban dinero.
De acuerdo con el relato de las víctimas y de su hijo a distintos medios de prensa, el hombre fue atacado con una navaja y pateado en el piso, por lo que sufrió la fisura de una costilla, fractura de un pómulo y del maxilar y cortes múltiples.
Su esposa, en tanto, también fue brutalmente golpeada y amenazada para que dijera dónde había dinero.
“Uno empezó a revisar, se llevaron todos, los tres placards dejaron vacíos. Después me preguntó dónde estaban los dólares y me decía ‘nosotros sabemos que hay'”, recordó la mujer.
El hijo del matrimonio atacado, Jorge Díaz, contó a la prensa que “los delincuentes los dejaron totalmente desfigurados y maniatados en el baño. Mis padres están todos lastimados, mi papá con una fractura de pómulo, maxilar y también de una costilla, mi mamá también con golpes”.
Tras el robo, la pareja fue trasladada al hospital Gandulfo y luego de recibir asistencia fue dada de alta.
La investigación se encuentra a cargo de la fiscalía 29 de Lomas de Zamora, donde la causa quedó caratulada como robo y lesiones.