Una pareja de Los Polvorines y otra Banfield, ganadoras del Mundial de Tango

La pareja oriunda de Los Polvorines, integrada por Hugo Mastrolorenzo y Agustina Vignau, se adjudicó esta noche el primer premio en la categoría escenario del Mundial de Tango, que se cerró en el mítico Luna Park.
Mastrolorenzo y Vignau se coronaron campeones con su coreografía para el tema “Balada para un loco”, en la voz de Roberto “el Polaco” Goyeneche.
En tanto, la también pareja argentina, en este caso de Avellaneda, integrada por Emmanuel Casal y Yanina Muzyka terminó segunda, mientras que los colombianos Andrés Uran y Estefanía Arango completaron el podio.

En el cuarto puesto quedó la dupla italiana, integrada por Simone Facchini y Gioia Abballe, mientras que en el quinto lugar se ubicaron los rusos Dmitry Vasin y Sagdiana Khamzina.
En esta categoría, de 52 parejas que había el domingo pasado quedaron el martes por la noche 19, de las cuales 11 fueron argentinas, tres rusas, tres colombianas, una brasileña y una italiana.
El grupo “EL Arranque” y Kavin Johansen dieron un recital cuando finalizaron las rondas eliminatorias y antes de darse a conocer a los ganadores.
En la categoría pista el premio se había ido para Banfield.
La pareja integrada por Christian Palomo y Melisa Satcchi, de la localidad bonaerense de Banfield, se consagró el martes campeona mundial de tango en la categoría “Tango de Pista” en el mítico estadio Luna Park.

Palomo, de 32 años y Sacchi, de 34 que habían sido subcampeones en el 2015, compitieron en esta final con otras 24 duplas argentinas, seis de Colombia, dos de Rusia, dos de Italia, y otras de Holanda, Venezuela y Corea del Sur.
Aunque ambos viven en Banfield se conocieron en una milonga del porteño barrio de San Telmo hace cuatro años.
“A los dos nos gusta y nos sentimos cómodos bailando. A partir de ese día nos mandamos un mensaje, nos juntamos a ensayar y llegamos hasta acá”, dijeron.
En el marco de la anteúltima jornada del “Tango BA, Festival y Mundial” y con la conducción de Fernando Bravo, la gala contó con la actuación de figuras consagradas como la cantante María Graña, el guitarrista Esteban Morgado y su cuarteto y el armoniquista Franco Luciani.
Ante un público fervoroso y la mirada de un jurado que los evaluaba desde el mismo escenario, los ganadores compitieron entre 36 parejas de las cuales 25 eran argentinas.
Cada pareja con su hinchada propia y ante un público milonguero que los ovacionó bailó tres piezas cada una.
A la final llegaron parejas oriundas de diferentes puntos del país, solo dos de ellas conformadas por milongueros veteranos y una integrada por dos hombres.
Luego de bailar en el emblemático estadio y separados en cuatro tandas, los campeones recibieron como premio 60.000 pesos y un viaje a París.
Palomo y Sacchi lloraron y se abrazaron cuando el conductor anunció que eran los vencedores.
“Es un premio a tanto sacrificio”, dijeron.
La pareja Carlos Estigarribia y María Laura Sastria (Ciudad de Buenos Aires), obtuvieron el segundo lugar y Lucas Gauto y Dana Zampieri, que habían logrado el primer puesto en Milongueros del Mundo del Campeonato de Baile de la Ciudad 2016, el tercer puesto.
En cuarto lugar quedaron Emanuel Ledesma y Carolina Couto (Ushuaia) y Daniel Boujon y Agustina Piaggio (Río Grande), mientras que al quinto lugar fue ocupado por Douglass Risoo y Jennifer Orjuela, de Colombia.
Como siempre repleto, el Palacio de los Deportes vibró durante las cuatro rondas de baile y con los shows.
El del cuarteto de Esteban Morgado y María Graña, que sirvió de atracción mientras el jurado elegía a los ganadores, provocó ovaciones con la rubia cantando “Nada” y una brillante interpretación de “Libertango”, de Astor Piazzolla.
Este año hubo 160 parejas de 45 países.
Llegaron desde Bélgica, Filipinas, Indonesia, Líbano, Rumania, Taiwan y Uzbekistán, entre otros países que antes no participaban.
Para designar a los ganadores el jurado -conformado por siete integrantes- tuvo en cuenta como puntos fundamentales la conexión, la musicalidad, la elegancia en el andar y la búsqueda de la propia personalidad en el baile.
El año pasado la pareja de Banfield también habían competido y habían sido designados subcampeones de la final de tango pista.
“Fue una final reñida y muy intensa. Aprendimos muchas cosas de esa final y nos sirvió de experiencia. Vos tenés que mantenerte concentrado en la música y dejarte llevar. Acá no hay técnica que valga: tenés que bailar con el corazón”, dijo Cristian. (NA)

Compartir