Una petrolera británica duplicó sus reservas en Malvinas

La compañía de petróleo y gas Rockhopper anunció que sus reservas netas de petróleo se duplicaron a más de 300 millones de barriles. Según medios internacionales, expertos independientes observan a esta cuenca con un potencial de casi 1.000 millones de barriles.
Rockhopper es propietaria de más del 50% de dos yacimientos petrolíferos, Sea Lions (leones marinos) e Isobel Elaine, que ahora se estima que podrían contener reservas de 747 millones barriles de petróleo y gas, según la auditoría independiente que fue preparada por ERC Equipoise Limited (ERCE).
Rockhopper tiene una participación de 24% en estos yacimientos, pero esto aumentará a 64% una vez que termine su fusión con la compañía Falkland Oil & Gas, según la denominación en inglés de esa empresa isleña.
En noviembre pasado, Rockhopper acordó comprar Falkland Oil & Gas en un acuerdo de tipo all-share que valúa la exploradora en 87 millones de libras. Estos informes fueron emitidos por Off Shore Energy Today y por Oil Price, dos medios especializados en la industria petrolera internacional.
En ambos se recuerda que, desde la política argentina, durante mucho tiempo, han prometido impedir la exploración y producción debido a que las Islas Malvinas, son motivo de controversia internacional por causa de la ocupación británica que, desde 1841, sólo se interrumpió brevemente (entre abril y junio de 1982) durante el intento del último gobierno militar de recuperar ese territorio.

Postura más suave.
Los mercados petroleros estiman que ahora existen algunos indicios de que Argentina tendrá una postura más suave al respecto, bajo un gobierno con ideas políticas distintas a otros que lo precedieron, según los analistas que informaron de esta duplicación de reservas de Rockhopper.
La adquisición de Falkland Oil & Gas por parte de Rockhopper fue anunciada un día después de la victoria, en segunda vuelta, del actual presidente Mauricio Macri, señalan los analistas petroleros. También recuerdan que su predecesora, la ex Presidente Cristina Fernández de Kirchner, había utilizado las Islas Malvinas como una herramienta de campaña y amenazó con apoderarse de 156 millones de dólares en activos de las compañías petroleras que intentaran realizar actividades propias de la extracción de petróleo. Rockhopper y Falkland Oil & Gas son dos de las compañías que estuvieron bajo la mira del anterior gobierno argentino.
Durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores en Buenos Aires habían dicho que las compañías británicas enfrentarían una persecución jurídica y económica por lo que llamaban operaciones ilegales en territorio argentino.
Un fallo de marzo de 2016, emitido por la Comisión de las Naciones Unidas sobre los límites de la Plataforma Continental podría empeorar el conflicto.
La Comisión amplió el territorio marítimo argentino en el océano Atlántico Sur en un 35%, incluyendo a las disputadas Islas Malvinas y adyacencias. (Télam)