Una piedra de 45 millones de dólares

El famoso diamante azul “Oppenheimer Blue”, de un valor estimado entre 38 y 45 millones de dólares, podría establecer un nuevo récord mundial en la subasta que la casa Christies organiza el sábado próximo en Ginebra.
Este diamante de 14,62 quilates, de un azul luminoso y vivo, montado en un anillo, podría convertirse en el diamante tallado más caro del mundo, según Christies.
Se trata de la pieza más cara puesta a subasta esta semana en Ginebra, por las tradicionales ventas de alta joyería de mayo organizadas por Sothebys y Christies.
Está clasificada en la categoría “Fancy vivid Blue”, el color más raro para los diamantes azules.
El récord actual por un diamante azul lo posee el “Blue Moon of Josephine”, de 12,03 quilates, que fue comprado por 48,4 millones de dólares por un magnate de Hong-Kong, Joseph Lau, en noviembre de 2015 en la misma ciudad suiza.
El “Oppenheimer Blue” forma parte de la colección del famoso diamantista londinense Sir Philip Oppenheimer (1911-1995), quien controlaba el mercado mundial del diamante a través de la empresa De Beers.
El diamante, que ha pasado por múltiples manos tras la muerte de Sir Philip, se pone en venta pública por primera vez.
La venta de Christies, que organiza dos veces por año subastas de alta joyería de prestigio en Ginebra, tiene lugar al día siguiente de la de Sothebys, su gran competidor.
El martes por la tarde, Sothebys vendió el más importante diamante rosa brillante tallado en forma de pera jamás puesto en subasta por 31,56 millones de dólares (27,99 millones de euros), gastos incluidos, un récord para un diamante rosa intenso.
“Es un nuevo récord para un diamante rosa brillante. Es el precio más alto jamás pagado por un diamante rosa brillante”, según el responsable de la división y tasador de la tarde, David Bennett, quien precisó que el comprador fue un aficionado asiático.
Descubierto hace cinco años en una mina de Sudáfrica, el diamante fue tallado por su vendedor, la empresa Cora Cora International, situada en Nueva York.
La piedra, que lleva el nombre de “Unique Pink”, fue certificada “Fancy vivid pink” por el Instituto Gemológico de América (GIA), el color más codiciado para el diamante rosa.
En una entrevista a la AFP, Ehud Laniado, presidente de la empresa Cora International, se declaró “muy satisfecho por el precio obtenido”, que se sitúa por lo bajo del rango de estimación.
“No hay que olvidar que lo bajo del rango estaba muy alto”, dijo y añadió que los diamantes de color se están convirtiendo en activos de inversión, al mismo nivel que el arte.
“Estoy seguro que este diamante Unique Pink y el Blue Moon of Josephine van a revalorizarse y se venderán más caros. Cuando compras un Picasso lo pagas caro pero sabes que vas a revenderlo todavía más caro”, añadió.
Los diamantes de colores, desde hace algunos meses, baten récords en las subastas y según Laniado, esta tendencia “debería extenderse a los diamantes blancos”. (AFP)