Unesco emitió una resolución fuertemente resistida por Israel y Estados Unidos

El Consejo Ejecutivo de la Unesco adoptó hoy una resolución en la que se niega todo vínculo entre el Monte del Templo de Jerusalén y el judaísmo, limitándose a considerarlo un lugar de culto musulmán.
El texto del Consejo Ejecutivo de la Organización de la ONU para la Educación, la Cultura y la Ciencia (Unesco), compuesto por 58 Estados, fue respaldado por 24 países, pero cosechó 26 abstenciones y seis votos en contra, al tiempo que dos estuvieron ausentes.
En contra de la resolución, que fue recibida con mucho desagrado por la delegación israelí presente en la sede de la Unesco en París, votaron Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania, Holanda, Lituania y Estonia, mientras que Francia se abstuvo.
El texto fue propuesto por Palestina, apoyada por Egipto, Argelia, Marruecos, el Líbano, Omán, Qatar y Sudán, y en el mismo se incluyó una enérgica condena a Israel por la gestión de los lugares sagrados de Jerusalén, según reportó la agencia de noticias EFE.
La resolución desaprueba de forma tajante la actitud de Israel con respecto al acceso al lugar y se refiere a él únicamente como la mezquita de al-Aqsa, calificándolo de lugar único del islam.
Considerado el tercer sitio más sagrado del islam, la mezquita al-Aqsa fue erigida en el lugar que los judíos consideran que albergaba dos templos bíblicos.
Israel, que controla la zona desde que en la Guerra de los seis días de 1967 ocupó la parte este de Jerusalén, permite el acceso de los musulmanes a las mezquitas para que puedan orar, si bien en ocasiones se producen restricciones por razones de seguridad que determinan las autoridades israelíes.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, calificó de “teatro del absurdo” la decisión adoptada por la Unesco de negar los vínculos del pueblo judío con Jerusalén.
“El teatro del absurdo continúa en la Unesco y hoy la organización ha adoptado su decisión más extravagante al declarar que el pueblo de Israel no tiene conexión con el Monte del Templo y el Muro de los Lamentos”, manifestó Netanyahu tras conocerse la resolución, según un comunicado de su Oficina.
Netanyahu enfatizó que “decir que Israel no tiene relación con el Monte del Templo y el Muro de los Lamentos es como decir que China no tiene conexión con la Gran Muralla o Egipto con las pirámides”.
Por su parte, la titular de Justicia, Ayelet Shaked, mencionó que “la ONU está batiendo su propio récord de ignorancia y antisemitismo. Una organización que se presenta como defensora de la ciencia y la educación muestra en cambio las políticas deterioradas de países dictatoriales islámicos”.
Por su parte, las autoridades palestinas celebraron la resolución de la Unesco, organización que el 31 de octubre de 2011 admitió a Palestina como Estado miembro.
“El Estado de Palestina da la bienvenida a la adopción de dos resoluciones en la Unesco, que reflejan el continuo compromiso de la mayoría de sus estados miembros de confrontar la impunidad y defender los principios sobre los que se fundó”, según un comunicado del ministerio palestino de Asuntos Exterioresla, citado por la agencia palestina de noticias Maan.
Entretanto, la ONU advirtió esta mañana sobre una posible escalada de tensión entre Israel y grupos armados de Gaza.
“Mi primer aviso es para aquellos que creen que es posible castigar a Gaza y dejarla bajo bloqueo y estrictas medidas de entrada para los materiales de construcción enviados a la gente”, dijo hoy el coordinador especial de la ONU para el proceso de paz de Medio Oriente, Nickolai Mladenov, en una conferencia de prensa en la Franja de Gaza.
Mladenov, quien adelantó que el Consejo de Seguridad de la ONU convocará una sesión especial la próxima semana para debatir la situación en el enclave, aseguró que “la situación en la franja se está calentando”.
Durante su visita a la Franja de Gaza, el diplomático de la ONU revisó el alto el fuego pactado entre las facciones palestinas e Israel en 2014 que puso fin a 50 días de conflicto y que se mantiene, salvo incidentes puntuales que lo hacen peligrar.
Desde la última intervención militar israelí en Gaza, en julio y agosto de 2014, que dejó 12.000 viviendas totalmente destruidas y 30.000 dañadas, el proceso de rehabilitación ha sido demasiado lento, según han criticado en numerosas ocasiones miembros de la comunidad internacional, debido a las medidas de seguridad impuestas por Israel sobre la franja que mantiene bajo bloqueo desde 2007. (Télam)

Compartir