Venezuela puso en circulación los nuevos billetes para hacer frente a la inflación

Los billetes de la nueva familia monetaria de Venezuela comenzaron a circular por las calles para mitigar la ansiedad de los venezolanos tras más de un mes de espera, y a fin de hacer frente a un inflación de la que solo se conocen altísimas estimaciones extraoficiales.
La llegada puso fin a varias semanas de escepticismo, ya que desde el pasado 15 de diciembre los venezolanos esperaban la llegada de la moneda prometida por el presidente Nicolás Maduro en medio de la escasez de billetes, y al mismo tiempo desplaza a una familia de billetes que tenía apenas ocho años circulando.
Ante esto, Maduro señaló que la entrada en circulación de estas nuevas piezas ha sido positiva, y destacó que el proceso de incorporación de los nuevos papeles será “progresivo”.
Los nuevos billetes de 20.000, 10.000, 5.000, 2.000, 1.000, y 500 bolívares harán frente a una devaluación de la moneda local fuertemente golpeada por una inflación que, en ausencia de cifras oficiales, algunos economistas estiman entre el 10.000 y 16.000% desde que el antiguo conjunto monetario fue puesto en marcha en 2008, y del 700% durante el último año.
Es decir que lo que un venezolano podía adquirir con 100 bolívares en enero de 2008 podía costarle a finales del último año más de 2.000, y mucho más en 2016 con la profundización de la crisis económica y una inflación en alza.
El nuevo billete de 20.000 equivale a unos 30 dólares a la tasa de cambio oficial más alta -estimado hoy en unos 650 bolívares por dólar-, y unos 2.000 dólares a la más baja, solo disponible para la compra de alimentos básicos y medicinas.
Los pocos billetes vistos ayer fueron de 500, 5.000 y 20.000 bolívares y solo han sido distribuidos a través de las cajas de los bancos, mientras que los cajeros electrónicos aún deberán esperar un poco más para su adecuación, según indicó la misma fuente citada por EFE.
Un gesto de la inflación venezolana pesa ya sobre el recién nacido billete de 20.000 bolívares, que hace poco más de un mes, cuando fue anunciado, representaba casi el total del salario mínimo venezolano, y hoy menos de la mitad. (Télam)