Verna pide revisar decisión de Coirco

El gobierno provincial presentará hoy ante la Presidencia de la Nación un pedido de laudo arbitral en el proyecto de Portezuelo del Viento, en este caso frente a la aprobación, en forma irregular según la presentación, de las normas para el primer llenado del futuro embalse. El pedido conlleva un reclamo de apartamiento del presidente Mauricio Macri por su clara cercanía con los intereses de la provincia de Mendoza.
La impugnación será presentada a media mañana de hoy por el fiscal de Estado pampeano, José Alejandro Vanini, y el Procurador General de Rentas de La Pampa, Hernán Pérez Araujo, y al igual que la anterior será entregada en Mesa de Entrada de la Presidencia de la Nación, en la Casa Rosada.
En ella el gobierno pampeano solicita un “laudo arbitral” en el tema Portezuelo del Viento, la represa que Mendoza y Nación quieren construir sobre el río Grande, en la cuenca del Colorado, en razón de que las normas de primer llenado de su embalse fueron aprobadas en el Coirco por 4 votos a 1 pero sin que se cumpliera, excepto en el voto disidente, la exigencia de fundamentar la posición.
Solo La Pampa, que fue la que votó en minoría, fundamentó por qué lo hacía. Las otras cuatro provincias -Buenos Aires, Neuquén, Río Negro y Mendoza- votaron pero no justificaron por que lo hacían de una manera u otra manera.
La Pampa recurrió al laudo arbitral luego de fracasar en sucesivos pedidos de que el Ministerio del Interior de la Nación convocara al Consejo de Gobierno del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco) para resolver el tema. Ante ese desinterés, Verna recurrió a la instancia superior, la Presidencial, aunque volvió a reclamar el apartamiento de Macri para que el tema quede en manos de una autoridad imparcial, que en este caso sería el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Primer llenado.
El 2 de marzo de este año el comité ejecutivo del Coirco puso a consideración de las provincias el Procedimiento de Primer Llenado de Portezuelo. La Pampa fue la única que se opuso y fundamentó por qué lo hacía. Las otras provincias votaron a favor, pero sin fundamentar.
El comité ejecutivo del Coirco está integrado por los secretarios de Recursos Hídricos de las cinco provincias, o funcionarios de similar jerarquía. En el caso pampeano, el subsecretario Javier Schlegel es el delegado. Por encima del comité técnico se encuentra el Consejo de Gobierno del Coirco, integrado por los cinco gobernadores y el ministro del Interior de la Nación. Este Consejo debe resolver aquellas decisiones que no salen por mayoría.
Desde marzo en adelante, el gobierno pampeano solicitó en dos oportunidades la convocatoria al Consejo de Gobierno. Las notas, una del 23 de mayo y otra del 5 de mayo, fueron completamente ignoradas por el ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, quien ni se dignó a responderlas.
Ante el desaire, Verna dispuso recurrir a la instancia presidencial.
Este pedido de intervención presidencial irá acompañado con un planteo de recusación contra el presidente Macri por su notoria inclinación a favor de los intereses de Mendoza y su explícito apoyo a la construcción de Portezuelo del Viento. El reclamo pampeano es que la decisión quede en manos del presidente de la Corte Suprema de Justicia, una figura que representa al único poder apolítico del sistema republicano.
El mismo planteo hizo La Pampa hace dos meses cuando cuestionó que sea Macri quien deba decidir si Portezuelo se construye bajo las condiciones que quiere Mendoza siendo que él mismo dio la orden de avanzar con el proyecto. Este planteo tampoco ha sido resuelto hasta ahora.

Una burla a los pampeanos.
En esta oportunidad, la recusación de Macri se fundamenta en la reciente visita del subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación, Pablo Bereciartúa, a la provincia de Mendoza, donde visitó obras hídricas urbanas y habló en contra de La Pampa. También se basa en la ausencia del gobierno nacional en la audiencia del 14 de junio por el río Atuel, cuando Mendoza y La Pampa fueron citadas por la Corte Suprema a una audiencia de conciliación. Bereciartúa había sido designado para representar a Nación en ese importante encuentro, pero se levantó minutos antes de que le tocara intervenir.
Para Verna, la visita de Bereciartúa a Mendoza es equivalente a “mofarse de los pampeanos”, máxime teniendo en cuenta que ante las consultas de los medios de prensa de esa provincia “culpó a La Pampa por las demoras en la licitación del complejo hidroeléctrico de Portezuelo del Viento”.
A su vez, la ausencia de Bereciartúa en la audiencia del Atuel no solo es una actitud “de por si reprochable” sino que redundó en beneficio de la provincia de Mendoza, quien parece celebrar la inacción nacional, obstaculizando un acuerdo conciliatorio en el que se contemplen las pretensiones de mi Provincia, y manteniendo un status quo harto favorable a su accionar de privación y despojo, en aquel caso, con la anuencia del gobierno nacional”.
“En este punto -dice el escrito firmado por Verna-, cabe volver a preguntarnos sr. Presidente si acaso podemos los pampeanos esperar imparcialidad y probidad en la resolución de los diferendos planteados, cuando todos y cada uno de los organismos del Estado Nacional han actuado, y actúan en pro de la ejecución de una obra cuya aprobación, ni más ni menos, ha sido sometida a su arbitraje, por mandato estatutario, pero en modo alguno, y jamás, a su arbitrio”.
“Es decir, todos y cada uno de los argumentos jurídicos y hechos que se han puesto de resalto para poner de manifiesto la falta de imparcialidad del Sr. Presidente de la Nación, y que han motivado la presente deducción de recusación, son aplicables al resto de los funcionarios contemplados en la ley, con excepción de quien no integra uno de los poderes políticos del Estado, es decir, el señor Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación”.
Por ello el pedido de que Macri se aparte del caso y deje en manos de otra figura constitucional la resolución de temas tan delicados.

Entre “simpatías” y “apremios”
Con duras palabras, Verna sostuvo que si Buenos Aires, Neuquén, Mendoza y Río Negro aprobaron en marzo las normas de llenado fue producto de “su sociedad política, conformada por simpatías ideológicas, en unos casos, o por apremios financieros, en otros”.
Aunque aprobaron, no fundamentaron, y ése es el núcleo del planteo pampeano. Solo La Pampa dijo por qué votaba de determinada forma.
“Por ello, la votación, en el modo en que fue realizada, es decir sin haber fundado su voto las provincias de Buenos Aires, Mendoza, Neuquén y Río Negro, no puede ser considerada válida, atento a que dicha fundamentación es un requisito ineludible impuesto por el Reglamento Interno del Coirco”, sostiene el escrito a presentar hoy.
El momento para hacerlo era el 2 de marzo. Ahora ya es tarde, y cualquier fundamentación que se eleve ahora será inválida, advierte.
Respecto a los fundamentos técnicos, el pedido de laudo recuerda que La Pampa no aprobó el procedimiento de llenado porque el mismo es transitorio en atención a que aún no existe un proyecto ejecutivo definitivo de la represa.
De concretarse lo que decidió el Coirco, se estaría dejando en manos de la Autoridad de Aplicación de las normas cómo se hará ese llenado. Y en la votación de marzo no quedó especificado qué organismo será Autoridad de Aplicación. Lo que si quedó claro es que no será Coirco. La Pampa teme que en la práctica sea la propia Mendoza quien decida cómo se llenará el embalse, con la preocupación de que lo haga de forma tal que afecte la cantidad y calidad de agua en el resto de la cuenca.
“Por ello es de suma importancia dejar establecido quién será la Autoridad de Aplicación en este sentido”, reclama el texto pampeano. Esa Autoridad deberá atener sus decisiones a “las evaluaciones de los respectivos pronósticos de escurrimiento y situación hidrológica a lo largo de la cuenca”.
En el caso específico de La Pampa, no se han tenido en cuenta los caudales previstos para la ampliación del área bajo riego en Casa de Piedra y en Bajo de Los Baguales, ni la extensión del Acueducto del Río Colorado hasta la ciudad de General Pico.
“Tampoco se ha hecho referencia en el procedimiento de primer llenado a la calidad del agua en el transcurso del llenado de la presa”, apunta.
Estos aspectos tampoco se han podido discutir “atento a que el señor Ministro del Interior no ha convocado al mismo, desoyendo los pedidos de esta parte en tal sentido”.