Verna se reúne hoy con el gobernador mendocino

CUENCA DEL ATUEL

Convocados desde la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación, los gobernadores de La Pampa, Carlos Verna, y Mendoza, Alfredo Cornejo, se reunirán hoy en la sede de ese organismo para hablar sobre el uso del río Atuel. Verna concurre con la intención de hablar de un comité de cuenca; Cornejo, o eventualmente su vicegobernadora Laura Montero, están más interesados en hablar de obras sobre el cauce que de organismos de gestión conjunta.
El secretario de Recursos Hídricos, Javier Schlegel, calificó como “una buena noticia” la reunión que hoy mantendrán en Buenos Aires los gobernadores de La Pampa y de Mendoza, convocados por el secretario de Recursos Hídricos de Nación, Pablo Bereciartúa, para analizar el conflicto por el Atuel. La reunión tendrá lugar en el Salón Rojo del Palacio de Hacienda; se espera que comience a la hora 16. La nota con la invitación de Bereciartúa tiene fecha del 1 de agosto pero fue recibida recién el lunes por el Gobierno pampeano.
“Siempre dijimos que Nación debía asumir su rol de coordinación y llamar a ambas provincias”, sostuvo Schlegel en diálogo con Radio Noticias ayer por la mañana. Afirmó que el gobernador Verna “nos dijo que asistirá, pero que le preocupa que el encuentro se cite para analizar el conflicto y no para tratar la creación de un comité de cuenca”, relató.
“El gobernador plantea que se comience a hablar de la cuenca, pero que en este marco la demanda (presentada por nuestra provincia ante la Corte en 2014) no se suspenda. Pero debemos presentarnos a dialogar con nuestros pares”.
Schlegel destacó el rol del secretario nacional de Recursos Hídricos, Pablo Bereciartúa, quien tomó la iniciativa de convocar a los dos gobernadores a la luz de la intensificación de este conflicto y del fracaso de las gestiones para dar el puntapié inicial del comité de cuenca del Desaguadero: “Estuvo muy atinado, porque creemos que son las tres partes las que deben participar, como le pedimos a la Corte”.

Nación, el garante.
-El gobernador mendocino ha vuelto a decir que no hay agua para La Pampa, que todavía no han terminado de aprovechar las 75 mil hectáreas bajo riego establecidas por el fallo de 1987.
-Sorprenden estas declaraciones, que quizás están dichas para el contexto de su provincia. Pero son declaraciones poco afortunadas. Recuerdo que en algún momento se activó la CIAI (Comisión Interprovincial del Atuel Inferior) como una especie de subcuenca integrada por las dos provincias donde el diálogo resultó imposible. Por eso Nación debe ser el garante de que el comité de cuenca funcione.
-¿Ha habido algún dato nuevo desde Mendoza, en estos días?
-Da la sensación de que La Pampa está haciendo bien las cosas. A nivel local estamos trabajando mancomunadamente con legisladores y ONGs, mientras que en Mendoza sostienen que ellos actúan por separado. Esa provincia está comenzando a rever posiciones, pero nosotros no podemos declinar con el pedido de conformar un comité de cuenca y un caudal mínimo fluvio-ecológico.

Defensa a ultranza.
Schlegel remarcó que “no existe” posibilidad alguna de que La Pampa desista de la demanda ante la Corte: “Es en la Corte donde se tiene que resolver todo esto y que haga cumplir lo que La Pampa pide. Por eso decimos que debemos ir a la reunión con Cornejo, para que una negativa pampeana sea utilizada como excusa por Mendoza; uno tiene que ser cortés y mantener la defensa a ultranza de nuestros recursos hídricos, sobre todo del Atuel”.
Actualmente, dio cuenta el funcionario pampeano, están ingresando a territorio provincial por el Atuel alrededor de 17 metros cúbicos, con una muy buena calidad de agua (bajo tenor salino). “Esto nos posibilita pensar en un riego de la zona de La Puntilla, hablamos de 30 hectáreas. Uno se esperanza porque con esa calidad se puede regar”.
Schlegel también informó que el Salado está ingresando a La Pampa con buena calidad de agua, la que sirve para abrevadero del ganado y la recarga de las napas.
“Tenemos estos ríos y debemos seguir luchando en el camino trazado por la Fuchad y por el gobierno provincial, lo que nos permitirá conseguir que sus aguas fluyan por nuestro territorio”.
-¿La Pampa tiene algún problema en encarar obras para mejor el aprovechamiento del río, como convenía el acuerdo de 2008?
-Se hablaba de hacer un uso racional del agua y en esto me parece que está de acuerdo el gobernador Verna, pero primero debe hacerse el comité de cuenca y las obras definirlas en conjunto. No solo se puede hablar del caudal excedente, pedimos que se haga un comité que gerencie toda la cuenca, donde se analice la eficiencia del riego y las cuestiones de fondo. De lo contrario, con el excedente perderíamos el foco de que el río es interprovincial. Que sea el comité el que decida si deben hacerse las obras pautadas en 2008, pero con un manejo coordinado del río.

Otro intento por el Salado
El secretario pampeano acompañará al gobernador Verna a la reunión de esta tarde en el Palacio de Hacienda y previamente, a las 11, asistirá a otro cónclave convocado por Nación para tratar la problemática del Desaguadero-Salado-Chadileuvú. Para este encuentro están invitados representantes de las ocho provincias que conforman esa cuenca hidrográfica, la más grande del país con 360 mil kilómetros cuadrados. El llamado anterior fracasó por la ausencia de las provincias. Por ello desde la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación se hizo una nueva convocatoria.

Duro posicionamiento de la Fuchad
La Fundación Chadileuvú expresó su rechazo de plano a la propuesta mendocina de hablar sobre obras en el río Atuel sin mencionar siquiera la creación de un comité de cuenca. Por ello avaló la respuesta del gobernador Carlos Verna que la consideró “inaceptable” si no se habla del tema principal. Para la Fundación, la reunión de hoy debería realizarse en la Corte Suprema de Justicia y no en el ámbito de la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación.
“Los pampeanos somos testigos de un nuevo intento de la provincia de Mendoza por postergar la llegada del agua por el cauce del río Atuel a nuestro territorio”, sostuvo la Fundación en el documento “Los pampeanos queremos agua, no propuestas dilatorias” que dio a conocer ayer. “La estrategia de dilatar negociaciones y boicotear la posibilidad de un acuerdo para que las aguas del río robado regresen en forma permanente a La Pampa ha sido una constante en este larguísimo conflicto interprovincial que va a cumplir un siglo de existencia”, recordó.
Ante esa persistente actitud, la Fuchad promovió el inicio de un nuevo juicio contra Mendoza -comenzó en 2014- y luego llevó el tema ante el Tribunal Latinoamericano del Agua y ante dos Relatorías de la Organización de Naciones Unidas, la del Derecho Humano al Agua y la del Derecho Humano a la Alimentación. Todos estos organismos reclamaron al gobierno nacional que intervenga para que cese el injusto y unilateral corte del Atuel.
“La instancia de diálogo que ahora ofrece Mendoza, y que fue recogida por el Poder Ejecutivo Nacional al convocar a los dos gobernadores, debería tener lugar en el ámbito del máximo tribunal de Justicia de la Nación”, consideró la Fuchad. Debería realizarse “bajo la estricta supervisión de sus ministros y por un plazo acotado de tiempo”. Si ese lapso se venciera sin alcanzarse un entendimiento, “deberá proseguir hasta su conclusión el juicio iniciado por La Pampa”, apuntó.
“Por todo lo expuesto, la Fundación Chadileuvú acuerda con la respuesta del gobierno pampeano de considerar “inaceptables” los términos de este ofrecimiento y de mantener las acciones judiciales iniciadas”, avaló. “Necesitamos la absoluta certeza jurídica de que el río Atuel escurrirá por nuestro territorio en forma ininterrumpida y con un caudal de calidad, y esa convicción sólo puede provenir de un fallo emanado de la Suprema Corte de Justicia de la Nación”.
“Los pampeanos queremos que desde Mendoza llegue agua, y no propuestas que ofenden nuestra inteligencia”, concluyó la Fundación.

“Gestionar el agua como un don natural”
El abogado especialista en Derecho Agrario, Leonardo Pastorino, disertó ayer durante la jornada sobre la actualización de la Ley Ambiental y opinó sobre la situación que atraviesa la provincia por el conflicto con Mendoza por el río Atuel. Al respecto, expresó que “el problema más grande es que las leyes provinciales se sancionan para aplicarse en el territorio y este conflicto trasciende porque es interjurisdiccional”.
“Lo que está haciendo tanto un particular que acudió y después el gobierno provincial es lo correcto: porque es ir a pedirle la solución a la Corte Suprema Nacional”, añadió.
Manifestó que “cómo lo interprete la Corte después o en qué tiempo, que posiblemente no sean los que todos esperan, pero ya hay una sentencia; todos saben que debe acordar pero ahora se le está pidiendo que eso efectivamente, sea concreto”.
Consultado sobre la existencia del daño ambiental, el letrado expresó que “lo que se puedo decir es que las aguas tienen que ser públicas y no de una provincia”.
Agregó que “el agua es un bien que da la naturaleza, esencial y lo tenemos que gestionar, no desde la ideología de la posesión, sino que la tengo que gestionar como si fuera un don de la naturaleza y tenemos que poder aprovecharla de la manera más racional”.