Verna: “si nos dejan, en 90 días alteamos en Bajo Giuliani”

ANTE LA INACCION DE VN, LA PAMPA PIDIO A LA NACION QUE LE PERMITA HACER LA OBRA

El gobernador Carlos Verna propuso al gobierno nacional hacerse cargo de la construcción de un alteo para evitar que se corte la ruta 35 en el Bajo Giuliani por el permanente ascenso del nivel del agua en esa laguna. La intención de la Provincia es construir el terraplén a su costo, sin esperar compensación económica de Nación. El gobierno nacional solo deberá autorizar los trabajos y supervisarlos.
En la carta que el martes envió al ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, Verna reiteró la necesidad de dar “una respuesta inmediata” al problema de la ruta nacional 35, en la zona de Bajo Giuliani, donde existe la “probabilidad cierta de rebalse y socavamiento de calzada” en ese lugar producto del permanente ingreso de agua.
Esta es la segunda nota que Verna envía al gobierno nacional por este tema durante este año. En la carta anterior, el mandatario había informado a Dietrich que varias rutas nacionales se encontraban cortadas al tránsito en nuestra provincia a raíz de las grandes precipitaciones ocurridas este año, una situación “que nos genera un enorme perjuicio” porque afecta las economías locales de la provincia y también “la comunicación de los vecinos de los distintos pueblos”, perjudicando el tráfico comercial dentro de la provincia.
“Ante este panorama de cortes de rutas nacionales es que resulta imprescindible evitar el corte de la ruta nacional 35 a la altura del paraje Bajo Giuliani, lo que significaría aislar la Ciudad de Santa Rosa del resto de la provincia”, planteó Verna en esta nueva misiva. Un corte de la 35 en el Bajo “generaría un daño de significancia a todo el territorio pampeano y zona de influencia regional” porque en su condición de capital provincial, Santa Rosa es “un centro comercial, administrativo y de servicios de importancia”, además de contar con los principales establecimientos de salud de la región.
“Por allí frecuenta el turismo al sur del país, ambulancias que realizan derivaciones de pacientes al Establecimiento Asistencial Lucio Molas, así como el transporte de carga y automotores de pasajeros desde y hacia el resto de la Patagonia, como así también la producción cerealera al puerto de Bahía Blanca”, detalló Verna.

Desvío, no.
La reciente visita a la ciudad del administración General de Vialidad Nacional, Javier Iguacel, permitió conocer las alternativas que baraja el organismo nacional ante la crítica situación de la 35 al sur de Santa Rosa. Estas alternativas prevén “un desvío de 9 kilómetros con ripio para cuando la ruta esté cortada, camino que será sostenido hasta la construcción de una nueva circunvalación para Santa Rosa”.
Esta solución “significará un trastorno de importancia al tránsito y comunicación vehicular”, no solo por la mayor distancia que significará el desvío proyectado sino también porque implica una extensa dilación en llegar a una solución definitiva para el problema. “Plazo no menor a tres años, pues implica doble vía Anguil-Santa Rosa y Circunvalación Santa Rosa”.
Ante el agravamiento del problema y una solución que no termina de convencer, Verna propuso una nueva posibilidad: “la realización a nuestro exclusivo costo, de un alteo sobre la mencionada ruta a los fines de evitar su corte”, según detalló en la carta a Dietrich. Esto representaría brindar “una solución muchísimo más inmediata a la Población” ante el inminente problema y Nación solo debería comprometerse a dar “su autorización y supervisión técnica de los trabajos a realizarse por nuestro organismo Provincial de Vialidad”.
Verna pidió a Dietrich “contar con su respuesta a la mayor brevedad” en razón de que se espera “una primavera lluviosa”, y de ocurrir ello, la acumulación de agua en el Bajo -tanto la que recibe de su cuenca natural como la que a diario se bombea desde Santa Rosa-, terminará por colapsar esta importante vía.

Terminado en 90 días
“Si nos dejan, en 90 días tenemos el terraplén terminado”, respondió el gobernador Carlos Verna cuando LA ARENA le hizo llegar la consulta sobre el tiempo que insumiría a Vialidad Provincial concretar esta obra. En este caso, a diferencia de otros alteos, el trabajo que más tiempo demandaría sería rellenar el espacio al costado de la ruta, ya que la diferencia de altura entre el asfalto y la base de la laguna es de varios metros. Hace más de 10 años, este tramo de la ruta 35 ya fue “alteado” y se suponía que ese trabajo iba a dar una solución por muchos años. La naturaleza se encargó de achicar los tiempos.