Violento desalojo de una protesta en Ezeiza

Un fuerte despliegue de efectivos de la Gendarmería se apostó desde las primeras horas de la mañana en el lugar y a las 9:15 iniciaron la represión para sacar de la cinta asfáltica a los manifestantes.
Cristian Villalba, delegado de los operarios, aseguró que los trabajadores sufrieron una “represión brutal” que dejó el saldo de “entre 10 y 12” empleados “heridos”.
Los operarios de la avícola protestaban desde hace seis días en el lugar, a la espera que la empresa pague los salarios adeudados y reactive la producción para evitar la perdida de una 3.000 fuentes de empleo directas y otras 2.500 indirectas.
Con camiones hidrantes y armas de balas de goma, los gendarmes armaron tres frentes de desalojo, por lo que rodearon a los trabajadores que se manifestaban con un corte parcial de tránsito sobre la arteria que conecta al suroeste del Gran Buenos Aires con la Capital Federal.
La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, defendió la orden judicial y aseguró que ella ordenó “el mínimo uso de la fuerza” para cumplir y sacar a los trabajadores de la zona.
Villalva manifestó que los trabajadores seguirán a un costado de la autopista, en el campamento que mantienen desde el miércoles.