Vuelven a difundir datos de inflación: según el Indec, en mayo fue del 4,2%

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) volvió hoy, luego de seis meses de revisión de las cuentas, a difundir la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC-Costo de Vida) que presentó en mayo una suba del 4,2% respecto a abril.
La suba estuvo impulsada por un alza del 3,7% en el rubro Alimentos, del 5,2% en Vivienda y Servicios Básicos; y 5,6% en Transporte y Telecomunicaciones, entre otros.
El titular del Indec, Jorge Todesca, dio a conocer la nueva medición del IPC luego de seis meses en los que se trabajó para regularizar la toma de datos y la ponderación, desde que en 2007 se interviniera el organismo y se manipularan las cifras.
“Quiero agradecerles a todo el personal del Indec que trabajaron en la recomposición de estas cifras, y especialmente a las 90 personas que todos los días se encargan de relevar y procesar los datos”, dijo Todesca.
El nuevo IPC-Costo de Vida se elabora en base a un relevamiento de precios que abarca a 607 productos en 4.200 comercios de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.
El aumento del 4,2% registrado durante mayo por el Indec se ubicó siete décimas por encima del 3,5% del denominado IPC-Congreso, que reúne a varios de consultoras privadas, y ocho décimas por debajo del 5% que mensuró la oficina de Estadística del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
Más allá de las diferencias, lo cierto es que los mayores aumentos se anotaron en los rubros Alimentos y bebidas, con el 3,7%, con un alza del 20,4% en Verduras, del 8,3% en Lácteos, 4,2% en Aceites y Grasas, entre otros.
En Vivienda y servicios básicos, se verificaron subas del 10,9% en Servicios Básicos y combustibles, influenciado por el aumento de las tarifas del agua, entre otros factores.
Al momento de cada rubro, el Indec detalló que en Bienes y servicios -cuyos precios están sujetos a regulación o tienen alto componente impositivo- se mide los valores relacionados con servicios para la vivienda, prepagas de salud, transporte público de pasajeros, correo, teléfono, educación formal y cigarrillos, lo que representan el 19,4% de la canasta total del IPC.
En tanto, los Bienes y servicios con comportamiento estacional, como las frutas, verduras, la ropa exterior, transporte por turismo, alojamiento y excursiones, representan el 10,8% de la canasta total con la que se conforma el índice .
El resto de los grupos se lo conoce como IPC-Núcleo, que en total explican el 69,9% de la canasta del índice.
El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, destacó ayer el hecho por el cual “el Indec va a retomar la publicación del índice de precios que estuvo contaminado durante tanto tiempo”.
Además “a fin de mes se difundirán los números del crecimiento económico de los últimos años, a la vez que en setiembre vamos a tener el primer número de los indicadores de pobreza que el gobierno anterior discontinuó”, enumeró Prat Gay durante una conferencia de prensa celebrada en la Casa de Gobierno.
Prat Gay destacó que la prioridad del Gobierno “es cumplir con la promesa de bajar la inflación”, y aseguró que ese descenso “será muy fuerte en la segunda mitad del año”.
El cálculo toma como base la Encuesta de Gasto de Hogares (Engho) 2004 y 2005, ya que los técnicos de la Dirección de Precios no confían en la Engho que se realizó en 2013 y que fue empleado para la medición que dejó de correr en diciembre pasado.
Con la difusión de este índice el Indec da otro paso para terminar con más de nueve años de manipulación de las estadísticas, hecho que se formalizó el 6 de febrero de 2007 con el decreto 100 que determinó el desplazamiento de la entonces directora de Precios, Graciela Bevaqua, y la asunción de Beatriz Paglieri como interventora del Instituto. (Télam)

Compartir