Ya son 34 las empresas anotadas para explotar cannabis en Uruguay

“Estamos empezando a instrumentar las medidas para al cáñamo industrial” y “también ingresando en el tema de la producción de cannabis medicinal, para lo que el Ministerio de Salud Pública está actualizando los protocolos para saber qué tipo de cannabis es el indicado para qué patología”, explicó hoy en diálogo con Télam el secretario de la Junta Nacional de Drogas (JND) de ese país, Milton Romani.

El funcionario afirmó que “hay 34 empresas interesadas en estos dos rubros. Una israelí, muy fuerte, para exportar productos cannabis médicos por las facilidades de la legislación”.

Si bien la creación de un polo de desarrollo medicinal del cannabis “no era un objetivo inicial” de la normativa aprobada en diciembre de 2013 para la regulación y control de la planta, “evidentemente es uno de los beneficios colaterales de la ley y un aporte a la salud desde otra óptica”, consideró Romani, quien señaló que de esta forma “se abren puertas insospechadas en un principio”.

El país oriental ajusta los últimos detalles para iniciar la comercialización de marihuana, un “proceso que avanza a la uruguaya: lento pero seguro”, evaluó Romani, y explicó en este sentido que el sistema “tiene muchas variables, desde haber elegido las semillas a los acuerdos con las farmacias” que harán de expendedoras.

“Lo que sí es seguro es que estamos hablando, en términos ‘burreros’, de los 100 metros finales y cruzamos el disco en cualquier momento”, sentenció el secretario de la JND.

“Ahora dependemos de la naturaleza”, precisó en referencia a las plantas que están en su última etapa de crecimiento en los dos invernaderos estatales -gestionados por dos empresas, Iccorp y Simbiosis (que cuenta con capitales argentinos)-, que en una primera etapa proverán de marihuana a 50 farmacias distribuidas “por todo el territorio”.

Esas dos firmas, que en noviembre pasado ganaron una licitación de la que participaron 22 empresas, podrán producir hasta dos toneladas por año cada una, mientras que cada farmacia podrá almacenar un stock de hasta dos kilos.

“Es probable que (esa cantidad) no satisfaga toda la demanda, pero queremos ir en una estrategia incremental”, había explicado Romani a Télam en febrero, tras el nacimiento de los primeros plantines.

En una segunda etapa, se espera llegar a más de 100 farmacias en ciudades con más de 10.000 habitantes, hasta donde la marihuana se trasladará en vehículos controlados por GPS y con custodia privada armada desde las plantaciones ubicadas en la periferia de Montevideo, según informó el sitio uruguayo El Observador.

En esas farmacias los uruguayos podrán comprar hasta 10 gramos semanales (480 gramos por año), a un valor estimado en alrededor de 1,1 dólar (unos 15 pesos argentinos) el gramo, un precio que define el Estado a través del Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCA).

Para ello, previamente deberán estar inscriptos en un registro en el que deberán dejar asentadas sus huellas dactilares. Este sistema, que aún no se abrió para los compradores, contiene “datos sensibles que están cubiertos con la ley de habeas data”, por lo que “se le da seguridad al usuario”, explicó Romani.

Además de la parte comercial, ya son más de 4.800 los uruguayos que se inscribieron como autocultivadores, quienes podrán tener hasta seis plantas de cannabis por casa o participar de alguno de los 17 clubes de cultivo que ya están funcionando en el país.

Cada club puede tener un mínimo de 15 socios y un máximo de 45, y tienen permiso para plantar “hasta 99 plantas de cannabis de uso psicoactivo y obtener como producto de la recolección de la plantación un máximo de acopio anual proporcional al número de socios y conforme a la cantidad que se estableciere para el uso no medicinal”, detalla la ley 19.172 de Regulación y Control de Cannabis.

En esos espacios, pensados para que los usuarios de cannabis consuman dentro del mercado regulado, en un principio se autorizó la utilización de semillas que los cultivadores ya tenían, pese a que el Estado uruguayo emprendió el tratamiento genético de una especie propia.

Esto le permitirá asegurarse de que se trata de una marihuana que no fue previamente comercializada, además de permitir una trazabilidad. Fuera del mercado regulado rige la ley de drogas.

Desde el gobierno uruguayo explicaron a Télam que las farmacias encargadas de la comercialización no podrán tener el cannabis a la vista ya que no está permitido su promoción.

La normativa aprobada en diciembre de 2013 fue votada con el objetivo de adoptar respecto de las drogas un esquema de salud fundado en reducción de daños.

Compartir