Yihadista se confesó culpable en el primer juicio por destrucción de patrimonio cultural en Mali

El yihadista Ahmad al Faqi al Mahdi, primer acusado de crímenes de guerra por la destrucción de mausoleos clasificados como Patrimonio Mundial de la Humanidad en la ciudad de Tombuctú, norte de Mali, se declaró hoy culpable ante la Corte Penal Internacional (CPI) en el inicio de un juicio sin precedentes.
“Siento un gran dolor por tener que presentar mi culpabilidad. Todos los cargos contra mí son precisos y correctos. Siento el daño que mis acciones han causado. Lamento lo que he hecho a mi familia, a mi país, a la comunidad internacional en su conjunto”, dijo el acusado en una declaración al inicio del proceso, informó la agencia de noticias EFE.
Por primera vez, los delitos contra el patrimonio cultural serán juzgados como crímenes de guerra con este juicio que comenzó hoy en el tribunal con sede en La Haya contra Al Mahdi, un tuareg maliense, miembro de Ansar Dine, un grupo yihadista vinculado a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).
Ansar Dine controló el norte de Malí durante casi 10 meses en 2012 antes de que una intervención internacional impulsada por Francia, ex potencia colonial de ese país centroafricano, los expulsara de la mayor parte del territorio.
“Busco su perdón, me gustaría que me vieran como a un hijo que ha perdido su camino”, añadió el acusado. La fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, destacó por su parte el carácter “histórico” del proceso, que “sentará jurisprudencia” y la necesidad de imponer una pena adecuada “a la severidad de los hechos”. (Télam)