Youtubers, ídolos de pantalla

Las nuevas estrellas del pop adolescente no cantan ni suben a escenarios, graban videos y suman seguidores. Son los youtubers, un fenómeno que llegó a Santa Rosa y marca la nueva tendencia de entretenimiento ‘teen’.

Faltan pocos minutos para las 3 de la tarde y Santa Rosa duerme una siesta de invierno. La quietud habitual contrasta con el movimiento en uno de los boliches ubicados en pleno centro. En el interior la música suena a todo volumen, las barras expenden grandes vasos de gaseosa y chicos y chicas van y vienen nerviosos a la espera de que lleguen ellos, las estrellas de la tarde: Ian Lucas, Yao Cabrera, Gonzalo Goette y Tomas Oranges.

Los cuatro son “youtubers”, un fenómeno desconocido para muchos (sobre todo los adultos) pero que son un verdadero boom adolescente, una realidad de las nuevas generaciones formadas en la era digital, ajenos a un medio tradicional como la televisión y que decide por sí misma cuándo y qué contenidos ver.

youtubers2

“Los youtubers son chicos y chicas que se hacen famosos subiendo videos. A medida que suman visitas y seguidores van ganando popularidad. Los videos son graciosos, se hacen en la casa o en la calle”, explicó Bautista (16 años). “Hoy los chicos no miran tele, se interesan en las redes sociales y los youtubers marcan tendencia, algunos tienen más de 10 ó 15 millones de seguidores y son como estrellas de rock”, aportó Mili (16) para dar una dimensión del fenómeno de los nuevos ídolos infantiles.

 

Los videos se suben a la plataforma YouTube y de allí se replican en otras redes sociales como Instagram, Twitter o Snapchat, no así Facebook, que pese a su popularidad es considerada como “de los grandes y adultos” y por eso los adolescentes hacen otras elecciones a la hora de encender sus distintos dispositivos.

“El éxito de un youtuber se marca en cómo conecta con la gente. Hacen cosas que les gustan a los chicos y muchas veces te levantan el ánimo o te alegran el día con un video”, afirmó Johanna (16), que junto a otras tres amigas esperan la llegada de las celebridades de la tarde, dos de ellos de Buenos Aires y otros dos de Uruguay. “Todos los días miramos videos, en la compu o en el celular, y lo que está bueno es que ellos se atreven a hacer cosas que otros no se animan; son atrevidos y desprejuiciados entonces uno se identifica con eso”, resaltó Oriana (15) mostrando otra arista de la movida que se expande por todo el mundo.

En la última Feria Internacional del Libro de Buenos Aires el éxito indiscutido lo generó Germán Garmendia, un chileno de 26 años que tiene más de 27 millones de usuarios en su canal oficial “HolaSoyGermán” y que estuvo en el evento para presentar su libro “#Chupaelperro”. El español El Rubius o el sueco PewDiePie son otras estrellas planetarias que, al igual que Lionel Messi o Justin Bieber, despiertan la ilusión estelar de niños y adolescentes.

“¿Cuándo salen? ¿Ya están en el boliche?”, pregunta ansioso Bautista, que a sus 10 años ingresó al local porque lo acompañó su madre, un requisito obligatorio para los menores de 13 años. “Me gusta porque me entretienen y me hacen reír, y ahora tenerlos acá es increíble”, añadió el niño, que como el resto debió pagar 150 o 200 pesos (según si era anticipada o en puerta) y que tendrá que abonar otros 100 si quiere una foto con alguno de los ídolos que desembarcaron en Santa Rosa para el segundo encuentro de ese tipo (en el primero, de hace unos meses atrás, más de 900 personas llenaron otro de los boliches céntricos de la ciudad para ver a Valentina Echegoyen).

youtubers1

Entonces, ¿cualquiera puede convertirse en youtuber?
“Por supuesto que vos podés hacer tus propios videos, eso es fácil, el tema es conseguir suscriptores…, es como llegar a la Selección”, aclara Facu (17) sobre las nuevas figuras que interpretan los códigos y lenguajes del entretenimiento ‘teen’. La mezcla de público también dimensiona el alcance del fenómeno: en el boliche conviven niños y niñas de 9 y 10 años con chicas de 17 exaltadas por la chance de tener cara a cara a chicos que las conmueven por su atractivo físico. Ellos, cuando finalmente aparecen, desfilan, organizan juegos y se muestran.

No mucho más.
Los videos caseros que filman las celebridades youtubers son incomprensibles para muchos adultos. Gran parte de esas producciones tienen un humor poco convencional o directamente absurdo. “Pueden ser charlas, cosas que se hacen en la calle a la gente que pasa, hay de todo, lo que hacen es del gusto de los chicos y por eso tienen tantos seguidores”, insiste Bautista acerca de los “secretos” del éxito.
También hay algunas chicas que enseñan a hacer manualidades o interpretan canciones. Están quienes cuentan sus pesares adolescentes, siempre apelando al humor. Y abundan los que se filman jugando videojuegos y comentándolos al mismo tiempo.
“Cada uno se identifica con cosas diferentes. El tema es que el youtuber hace cosas que a uno le gusta hacer, son intérpretes de las cosas que les pasan a los adolescentes”, valoró Valentina (15). “Hay muchos que también se identifican porque los youtubers son ricos y famosos, eso siempre llama la atención”, agregó Mili poniendo el acento en el costado económico y comercial que mueve dinero en cantidades siderales, con multinacionales detrás que se encargan de manejar un negocio muy redituable con audiencias cautivas. Un signo de la nueva cultura 2.0

youtubers3

Compartir