Ciudades híbridas

Roberto Ramonda *
Gustavo Gatto y yo nos conocemos desde hace muchos años. Ambos nacimos en la misma tierra y estamos enamorados del mismo oficio. Crecer en La Pampa Argentina con sus trigales y desiertos incendiados de sol, es un buen entrenamiento para un niño que quiere ser fotógrafo.
Como decía Jorge Luis Borges, en la llanura, “uno siempre está en el centro”, y eso te obliga a elegir el mejor encuadre entre un cielo omnipresente y esa extensión de tierra que se abre a la magia de una Patagonia que comienza en tus pies y no termina nunca.
En los años 80´s volvimos a encontrarnos en México, donde descubrí al Gustavo Gatto convertido en fotógrafo profesional y ejerciendo a plenitud su oficio de “ojo caminador” penetrado de asombros…
Viviendo en México, los dos fuimos atraídos por el colorido de este país hecho de fiestas sagradas, tradiciones milenarias, contrastes violentos, muros superpuestos y rostros silenciosos marcados por secretos inconfesables e historias fantásticas…
Gustavo Gatto ya lleva muchos años caminando las cuatro direcciones de México y retratando la geografía humana con su ojo sensible y su lente preciso… En este nuevo proyecto, nos muestra un barrio de la imponente ciudad donde el cristal y el acero se levantan sobre las raíces de la Nación más moderna y más antigua de América. Nos presenta la colonia que mejor conoce, porque es la que eligió para vivir: La Narvarte, retratada en once cuadras a la redonda… Según la antropóloga y cronista local María de Jesús Real Figueroa, el nombre de “Narvarte” proviene del apellido de quien fuera dueño de estas tierras a fines del Siglo XVIII: don Felipe José de “Nalvarte”.
Hoy en esta colección de imágenes urbanas, Gustavo retrata la vida cotidiana con su sencilla realidad y sus personajes característicos. La gente de la calle, las veredas, los comercios, las azoteas, los vecinos y sus oficios. Retratos simples y llenos de vida, surrealistas y hermosos, como todo lo que pertenece a México donde siempre hay algo que celebrar.
En estas fotografías podemos advertir a la nación antigua, globalizada, ingenua, feroz, asombrosa, fértil de ideas, rica en colores y con una sabiduría que no se aprende mirando televisión. Un país difícil de atrapar con palabras y que solo puede ser contado en imágenes. Esto es México desde el enfoque de Gustavo Gatto, con su ojo de extranjero y su corazón mexicano: fresco, emotivo, certero, revelador de historias increíbles y realidades sin palabras, todas unidas por una emoción que florece en cada encuadre. (Desde Ciudad de México, primavera 2016)
*Cineasta.