Adolfo Ohaco presenta su libro sobre Juan Bautista Vairoletto

A los 89 años, uno de los policías que siguió de cerca la caída del bandido rural más famoso del oeste provincial publicó un libro, donde reconstruye los acontecimientos que desencadenaron en la muerte del temido delincuente.
“Vairoletto, la otra cara” es un libro y, también, la invitación a un recorrido por el oeste pampeano de hace seis décadas para conocer a uno de sus protagonistas más polémicos. La obra, recientemente editada, será presentada mañana a las 20 por su propio autor, Adolfo Ohaco, en la sede de la Fundación Chadileuvú, Rivadavia 376. “No va a ser una charla”, aclara el escritor porque espera que sea el público quien le indique qué pasajes abrir de esa historia, que vivió y guardó en su memoria por 65 años.
Unico sobreviviente de aquellos días, Ohaco recuerda los acontecimientos que lo llevaron a estar a pocos kilómetros del más famoso bandido del oeste y que, en su libro, recupera en sus actitudes menos conocidas. “Era un personaje cruel y dedicó dos décadas a toda clase de delitos: mató a seis personas en nuestra provincia, trece en Río Negro y se le atribuye otro asesinato en el Chaco”, dice al trazar el perfil del protagonista de su obra y se indigna al recordar que tiene una calle, un busto y un paseo, dedicados a su nombre en distintos lugares de provincia.

Testigo.
Habían pasado 31 meses, desde que Ohaco había llegado a la pequeña localidad de Algarrobo del Aguila a comienzos de la década del ’40, donde estaba a cargo de la Comisaría, cuando se enteró que el temido bandolero rural estaba vivo. “Se lo daba por muerto y estaba radicado en Mendoza con una falsa identidad”. Cuando puso en conocimiento de esta noticia al jefe de Policía de La Pampa, fue autorizado a ingresar al territorio de la provincia vecina, si fuera necesario, para localizar al delincuente.
Si bien siguió su rastro de cerca, no formó parte de la partida que lo encontró una madrugada del mes de septiembre de 1941 en su propia casa. “Debido a otro hecho en el que debimos intervenir, recalamos en la localidad de General Alvear, donde nos encontramos con el subcomisario de Luan Toro, Antonio Bustriazzo, quien nos contó que acababa de caer Vairoletto, luego de un operativo en el que intervinieron policías pampeanos y mendocinos”. El flamante volumen relata estos episodios, con abundantes pruebas documentales.