sábado, 21 septiembre 2019
Inicio Culturales Aniversario

Aniversario

En el marco del 127º aniversario de la ciudad de Santa Rosa, ayer por la tarde se inauguró la primera parte del Complejo Cultural El Molino, ubicada sobre la calle Cervantes, entre Alsina y 1º de Mayo.
El acto estuvo encabezado por el intendente Leandro Altolaguirre, acompañado por funcionarios de diferentes áreas, entre ellos, el secretario de Educación, Cultura, Turismo y Empleo de Santa Rosa, Gabriel Gregoire; y la directora de Educación de la ciudad, Laura Gómez.
Luego de casi 40 años desde su cierre, el ex Molino Werner volvió a tener vida con esta primera inauguración. Se trata de un sector que contiene una sala de ingreso que se utilizará para exposiciones y pequeños espectáculos, tres aulas para la Escuela de Cerámica municipal y oficinas para talleres y dependencias del área administrativa de la Dirección de Educación.
Dicha distribución de las aulas generó la semana pasada un descontento entre los docentes y estudiantes de la Escuela de Cerámica, ya que en un principio iban a poder disponer de las seis aulas, y no de la mitad de ellas. También los y las talleristas que se desempeñan en el Centro Municipal de Cultura se vieron movilizados, ya que no creen que el lugar en el nuevo espacio tenga las condiciones necesarias.

Discurso.
Luego del presidente de la Comisión Vecinal del barrio Almafuerte, «Coco» Mainetti; tomó la palabra el intendente de Santa Rosa, Leandro Altolaguirre, quien aseguró que esta obra «viene a superar una barrera estructural que se había generado». Se refirió a la apertura de la calle Cervantes, que ahora une de forma peatonal las arterias Alsina y 1º de Mayo, y que separaba al barrio Almafuerte del centro.
«El Molino fue una fábrica dinamizadora de la ciudad de Santa Rosa y de la región, que generó fuentes de empleo muy importantes y era el corazón de toda la zona. Una vez que cerró sus puertas, eso que movía la economía y que daba vida al barrio, se transformó en sinónimo de retraso», expresó.
«Estamos en pleno centro de la ciudad y a veces llamaba la atención ver un barrio que haya sido postergado, olvidado tanto tiempo. Esto que ha sido un reclamo de los vecinos es una primera etapa. Pronto se abrirá el paso a nivel, ya se sacó el tanque, que es fundamental también para la evacuación de lo que va a ser el Megaestadio cuando esté funcionando».
El funcionario anticipó que desde Obras Públicas se está trabajando para que en los próximos días se iluminen los 300 metros sobre la calle Stieben. «Todo eso favorece a los vecinos del barrio Almafuerte, pero también a la ciudad, es integrar espacios, con mayor seguridad y mayor presencia de los vecinos».
Por último, Altolaguirre subrayó que la obra se realizó con «recursos exclusivos de la ciudad de Santa Rosa y con el esfuerzo de los empleados municipales».

Apertura.
Una vez finalizados los discursos, se procedió al descubrimiento de dos placas que fueron ubicadas en los lados de la puerta de ingreso al salón principal, y al corte de cinta.
Los presentes ingresaron a la sala principal, donde se pudo apreciar una muestra fotográfica sobre la historia del Molino, recorrieron los demás espacios y para finalizar, en las afueras del edificio, se presentó la cantante Caro Sogo Laurenzano, junto a Cocó Pérez Evangelista; y el cierre estuvo a cargo de la reconocida banda pampeana Los Caldenes.