Atuel, un reclamo artístico

CICLO ÑUKE CO EN CASA DE LA PAMPA EN BUENOS AIRES

Los músicos pampeanos interpretaron clásicos del cancionero provincial como “Se va la tarde morita”, “Agüita del médano”, “Niña del Curacó” y “Triunfo de la creciente”.
El grito pampeano por el río Atuel volvió a hacerse oír en Buenos Aires de la mano de un numeroso grupo de artistas que presentó en la Casa de la Pampa “Celeste va mi canto…”, un espectáculo que combina música y poesía.
En el marco del ciclo Ñuke Co-Mare Agua, el evento contó con la participación de Hilda Alvarado, Guillermina Gavazza, Pamela Díaz y Julio Argentino Aguirre, acompañados por Julio Lacarra, Gabriela Fiore, Leo Bernstein y la bailarina Gabriela Ayala, invitados especiales que adhieren al reclamo pampeano.
Pamela Díaz, responsable del armado del espectáculo, aseguró que Ñuke Co “convoca para visibilizar la problemática hídrica de La Pampa, un reclamo que tenemos desde hace tantas décadas. Los autores, los músicos, los compositores venimos reclamando. Ese reclamo ha tomado mucha más fuerza en este último tiempo y es momento de seguir apuntalándolo”.
“En ‘Celeste va mi canto…’ hacemos algunas canciones y recurrimos a los textos de Pinky Pumilla, que es el escritor más prolífico que tenemos en este momento en La Pampa. Él nos escribió algunos textos como para dejar en claro de qué se trata este reclamo”, explicó Hilda Alvarado. “Lo llamamos así en alusión a la cinta azul que quisiéramos ver y que por allí la nombra Bustriazo en algún poema”, añadió la cantante.

Cancionero provincial.
Por la Casa de La Pampa estuvieron presentes el subdirector de la institución, Pablo Rubio, la responsable del Área de Relaciones Institucionales, Nora Raina, y el encargado de Cultura, Cristian Accattoli, quien durante la apertura leyó un texto de Pumilla.
Guillermina Gavazza, en tanto, destacó la iniciativa de la delegación provincial, que desde el año 2013 desarrolla el ciclo Ñuke Co-Madre Agua, dedicado a la problemática hídrica pampeana. Entre otros temas, los músicos interpretaron clásicos del cancionero provincial como “Se va la tarde morita”, “Agüita del médano”, “Niña del Curacó” y “Triunfo de la creciente”. La cantante sostuvo además que “el trabajo de Casa de La Pampa es muy importante porque es un sitio visible y a partir de ahí es una semilla que podemos ir regando paso a paso” y agregó que “es un trabajo que los artistas tenemos que hacer en cada una de las circunstancias que nos encontramos para que esta sea una temática visible”.