Cierra el cine Don Bosco

El histórico cine Don Bosco, ubicado en la esquina de avenida Uruguay y General Pico, cerrará sus puertas “de forma definitiva”, ya que el colegio Domingo Savio requiere el espacio para un Salón de Usos Múltiples y un gimnasio que contemple las necesidades de su alumnado.
El anuncio se realizó oficialmente ayer en una conferencia de prensa realizada en horas del mediodía en las instalaciones del Domingo Savio, de la que participaron el empresario local Walter Geringer, el director de la Obra Salesiana, Mario Casetta y el administrador Emiliano Fernández.
El cine estaba pronto a cumplir 50 años, de los cuales 21 estuvieron a cargo de la empresa que alquiló el espacio de manera ininterrumpida, logrando que generaciones enteras lo disfruten y conviertan en un lugar de encuentro para la familia.
Geringer confirmó que las autoridades del colegio Domingo Savio construirán un Salón de Usos Múltiples y un gimnasio para el establecimiento educativo. Este es el motivo por el cual la histórica sala cerrará sus puertas el miércoles 30 de noviembre, donde proyectará su última película.

Definitivo.
“Cerramos de manera definitiva, no habrá más espectáculos musicales ni proyecciones: coincide con una obra del colegio muy esperada desde hace mucho tiempo”, dijo Geringer a los medios de prensa.
El empresario recordó que su firma manejó el cine por 21 años. “Cada uno que pregunta por el cine, nos relaciona a nosotros (por Bettina Tueros): pero seguiremos encabezando el cine Amadeus y Millenium”, aclaró.
En tanto que el 30 de noviembre proyectarán su última película en el Don Bosco (para chicos y adolescentes) denominada ‘Sin Regreso’. “Lamentablemente tienen la necesidad de armar un gimnasio y un SUM y es una inmensa necesidad del colegio”, resaltó Geringer al completar que se necesitará “un tiempo para desmontar todo”.

Resignificar el espacio.
“Lo más importante, en cuanto a lo cultural, es que no se va a cortar la cobertura que nuestra empresa le puede ofrecer a la ciudad”, manifestó Geringer, y agregó que “la suerte de haber podido abrir otro cine -Millenium- nos motiva a mejorar la oferta que tenemos para la ciudad”.
Por su parte, Mario Casetta manifestó que “lo que estamos tratando de analizar es en dar respuesta a la comunidad de Santa Rosa, específicamente con los chicos que habitan en nuestra institución. Son 1.300 alumnos que no solamente van a desarrollar sus actividades de Educación Física, sino también todas las actividades que se generan en torno a una institución como esta”.
Finalmente, Casetta expresó que “estamos buscando resignificar ese espacio en una utilidad que sea apropiada a lo que se está necesitando en este momento. Después de 50 años, estamos hablando de 1.300 alumnos, por eso tenemos que pensar cómo brindar una mejor respuesta las necesidades de los alumnos”.

“Cierre de una etapa”.
Consultado por el sentido de pertenencia del público ante el capital cultural que el cine generó a lo largo de estos 50 años, Geringer comentó que “lo pensamos como cierre de una etapa. Todos los que son cines tradicionales también tienen un cambio, hoy creo que tenemos que hablar de un cambio y el final de una etapa”.

Compartir